jueves 15/4/21
CONSUMIDORES

Cobratis analiza las consecuencias económicas de la tercera ola: lo peor está por llegar

La inestabilidad económica y laboral o los problemas de pareja son aspectos que se han disparado de manera drástica durante los últimos doce meses
La inestabilidad económica y laboral o los problemas de pareja son aspectos que se han disparado de manera drástica durante los últimos doce meses

La pandemia sanitaria ha cumplido recientemente un año de vigencia en nuestras vidas y, a pesar de que podemos comenzar a ver a lo lejos una tenue luz al final de este largo túnel, los efectos derivados de la crisis del coronavirus están muy lejos de superarse. La inestabilidad económica y laboral o los problemas de pareja son aspectos que se han disparado de manera drástica durante los últimos doce meses, derivando así en un contexto histórico sin precedentes: algo de lo que las mejores entidades se han hecho eco.

COBRATIS ANALIZA LOS EFECTOS DE LA TERCERA OLA

Mientras que la primera ola supuso una cuarentena total y la segunda se superó sin mayor trascendencia, la tercera ola de coronavirus ha sido verdaderamente devastadora. Tanto es así que la entidad de recuperación de deudas Cobratis ha analizado lo que está por venir y, por supuesto, lo que ya está ocurriendo en la sociedad.

Después de las navidades, hubo un incremento drástico de los casos y las UCIS volvieron a saturarse, alcanzando niveles de abril de 2020. Por lo tanto, las autoridades aplicaron nuevas medidas restrictivas que, a pesar de reducir el impacto en el ámbito sanitario, han generado todo tipo de consecuencias dentro del sector económico. Dada la cercanía de la que goza Cobratis con lo financiero, la compañía ya ha comenzado a notar los primeros efectos de esta tercera ola. Una crisis realmente abrumadora que dejará a su paso nefastas consecuencias ante las que debemos estar lo más prevenidos posible.

Cobratis es una empresa que se encarga de solicitar todas aquellas deudas que tengamos pendientes por cobrar, primero por vía extrajudicial y, en caso de que no sea posible, tomará la vía judicial para reclamar deudas pendientes. Un servicio esencial que, dado el complicado periodo por el que estamos pasando actualmente, debemos tener lo más presente posible; sirviendo de soporte ante cualquier impago que nos esté trastocando la solvencia.

Así pues, la institución ha analizado en detalle el desarrollo de la pandemia de la Covid-19 y no duda en afirmar que lo peor todavía no ha llegado. La tercera ola ha sido la antesala del aluvión de impagos más grande desde el inicio de la pandemia y se espera que octubre sea el punto más alto; dejando consecuencias que afectan en lo personal y en lo financiero.

CONSECUENCIAS DIRECTAS DE LA PANDEMIA SANITARIA

Los divorcios siguen aumentando

La cuarentena nos obligó a permanecer en casa de manera continua y, durante estas semanas de confinamiento, fueron muchas las parejas que tuvieron que hacer frente a los problemas que había de fondo. Esto ha derivado en un incremento en los divorcios y, por supuesto, hay una lectura económica en esta realidad.

Ciertos estudios afirman que el aumento de los divorcios asciende a un 12% desde que comenzó la pandemia, una cifra escandalosa que pone de manifiesto la dureza emocional que está suponiendo este periodo; algo que, tras la tercera ola, se ha vuelto a incrementar.

Los divorcios pueden tener su origen en diversas causas, ya sean diferencias entre la pareja, discusiones constantes o una tensión económica que se ha incrementado durante la crisis. Eso sí, llevar a cabo un proceso de separación tranquilo es vital para ambas partes.

Crecen los impagos de alquiler

La inestabilidad social se hace eco en cada una de las escalas de nuestra población y, en aras de proteger nuestra economía particular, hemos de hacer uso de aquellos servicios que servirán de prevención ante imprevistos; como es el caso de los seguros de impago de alquiler.

No han sido pocos los inquilinos a los que se les ha hecho imposible asumir el pago de sus cuotas mensuales, fruto directo de despidos o ERTES sin cobrar. Ahora bien, esto puede trastocar la estabilidad de los propietarios, quienes también han de mantenerse a flote.

Por lo tanto, la demanda de seguros de impago de alquiler ha crecido notoriamente en el último año y, una vez superada la tercera ola, se prevé que vuelva a dispararse. Un rasgo más de la crisis tan dura que se cierne sobre nosotros y de la que solo estamos viendo el principio.

Comentarios