domingo 28/11/21

La privacidad es uno de los objetivos de cualquier persona. Disponer de una casa, finca o terreno en el que actuar con libertad y sin miedo a ser observado o a que personas ajenas accedan a él es un propósito fundamental para quien tiene o adquiere un inmueble.

Los cerramientos son la solución a este problema: la creación de un perímetro que recorra toda la parte exterior de la parcela a modo de valla aporta seguridad y privacidad a las personas que pasan tiempo dentro.

Presentes en chalés, terrenos, fincas, jardines o cualquier otro tipo de propiedad privada, los cerramientos son cada vez más populares como medida de seguridad ante cualquier intento de vulnerar el espacio: “es una forma de persuadir a ladrones y de evitar que desde fuera se pueda ver qué ocurre dentro”, explican desde MundoCierres, una de las empresas líder en el sector de los cerramientos en Cantabria.

SEGURIDAD Y DISEÑO, ¿ES POSIBLE?

Cuando una persona se propone instalar un cerramiento en su propiedad, generalmente vienen a la cabeza imágenes de vallas sencillas, poco atractivas y que acaban desluciendo la estética del espacio.

Afortunadamente, en los últimos años esto ha cambiado y son cada vez más las empresas de cerramientos que trabajan con un amplio abanico de diseños y opciones que se pueden adaptar al estilo y gusto de los clientes.

“El objetivo”, cuentan en MundoCierres, “es que el consumidor que compra el cerramiento quede satisfecho desde el punto de vista de la seguridad y la privacidad, pero también en cuanto al diseño y la belleza de su casa o parcela”.

Y es que el cerramiento es la carta de presentación del inmueble, puesto que se trata de lo primero que ve cualquier persona que se acerca a él. “Por ello, tratamos de ofrecer al cliente la opción que más le satisfaga y adaptarnos a todas sus demandas y peticiones: la privacidad no está reñida con el diseño”.

ESTUDIO DEL PROYECTO

Para lograr que el resultado sea exactamente lo que desea el cliente, las empresas de cerramiento tienen que realizar un estudio del proyecto a realizar.

En este punto, no solo se tienen en cuenta las opiniones de quien acude a poner el cerramiento, sino que se valora el terreno, el presupuesto, etc. Con todos estos datos sobre la mesa, los profesionales especializados asesoran al cliente sobre los materiales más adecuados, el tiempo de instalación y el coste final de la obra.

De esta forma, es mucho más sencillo llegar a un producto final que entre dentro de lo deseado por el usuario. “No ofrecemos unas opciones cerradas y únicas, sino que ponemos toda nuestra experiencia a disposición de quien llega a nosotros para ofrecer soluciones imaginativas y pensadas desde el diseño y la belleza”, puntualizan en MundoCierre.

El resultado es cerramientos que cumplen su objetivo principal de seguridad y privacidad, pero que se convierten en un elemento estético más de la casa. Instalaciones elegantes, llamativas y de alta calidad que hacen las delicias de quien puede disfrutarlas a diario.
 

Comentarios