domingo 17/10/21
TURISMO

“Hay una visión de que Cantabria lo tiene todo, pero al final da la impresión de que no ofrece nada”

El experto en turismo cultural Jordi Tresserras cree que la región tiene muchos recursos que, sin embargo, necesitan articularse en ofertas turísticas completas que den mayor visibilidad a las diferentes realidades.

Respecto al Año Jubilar Lebaniego, considera que “está habiendo promoción, pero falta explicar” lo que puede llegar a ofrecer.

Ángel Astorqui, de la plataforma Pecca, reclama una mayor colaboración del Gobierno con las empresas turísticas y culturales.

Jordi Tresserras considera que falta cierta explicación sobre el potencial del Año Jubilar Lebaniego
Jordi Tresserras considera que falta cierta explicación sobre el potencial del Año Jubilar Lebaniego

Este domingo se abre la Puerta del Perdón de Santo Toribio de Liébana, acto con el que arranca el Año Jubilar Lebaniego y, posiblemente, la cita turística, cultural y religiosa más importante de Cantabria. El Gobierno autonómico se ha volcado en las últimas semanas en su organización, presentando inversores y actos culturales que servirán, en teoría, para dar más visibilidad al evento. Pero algo parece estar fallando. La dimisión por “motivos personales” del director de la Sociedad Año Jubilar, Israel Marcos Álvarez, a cinco días de la inauguración ha levantado todas las alarmas y ha puesto de manifiesto lo que toda la oposición en bloque ha venido denunciando en los últimos meses: “improvisación y falta de transparencia”. Pero los problemas denunciados no se limitan solo a esta cita, sino a la estrategia turística en general.

La impresión, tanto dentro como fuera de las fronteras autonómicas, es muy similar. El mejor resumen lo hace el experto en turismo cultural Jordi Tresserras: “hay una visión de que Cantabria lo tiene todo, pero al final da la impresión de que no ofrece nada”. Y es que según el director del laboratorio de Patrimonio y Turismo Cultural promovido por la Universidad de Barcelona, se ha hecho un “posicionamiento muy fuerte del Camino Lebaniego”, pero no existe una articulación de todos los recursos y potencialidades que tiene Cantabria.

A su juicio, “está habiendo promoción, pero falta explicar” lo que puede llegar a ofrecer y significar el Año Jubilar Lebaniego

A su juicio, “está habiendo promoción, pero falta explicar” lo que puede llegar a ofrecer y significar el Año Jubilar Lebaniego. Para Tresserras, y esto es algo que puede aplicarse a otros territorios, “en lugar de trabajar de forma conjunta” con otros lugares santos de peregrinaje como Caravaca de la Cruz, “es como la guerra” por lograr solos el éxito. Curiosamente, este experto señala que “Santo Toribio es el más práctico” gracias a su ubicación y su accesibilidad, pero en los viajes que organiza el Vaticano “no está”. A esto se suma un “posicionamiento en buscadores muy bajo”, por lo que aboga por “sumar al Camino de Santiago, por articular” entre todos y potenciar todos los destinos, permitiendo a los visitantes tener acceso a algo más que el propio Santo Toribio de Liébana.

Interior del monasterio de Santo Toribio de Liébana

Aunar esfuerzos

Tresserras insiste en una idea fundamental: que para aprovechar el potencial de Cantabria es necesario articular, sumar esfuerzos en un mismo sentido. Eso, y crear en la comunidad “receptores culturales”, es decir, operadores turísticos especializados que permitan crear sinergias con “empresas culturales que ya están ofreciendo turismo”. Como ha recordado, Cantabria es “emisor de turistas culturales”, es decir, los ciudadanos se interesan por la cultura de otros rincones del mundo, “pero no ha creado el mismo vínculo para atraer visitantes”.

Un caso claro es el de la Cueva de Altamira. Aunque es cierto que actualmente solo se puede visitar una réplica, no deja de ser un Patrimonio Mundial de la Humanidad y uno de los grandes atractivos de la Comunidad, pero sin embargo la red de cuevas que tiene Cantabria “aparece muy bajo en interés” en buscadores especializados. A esto se suma que muchos visitantes llegan “desde Bilbao como un anexo a la visita al País Vasco”. Esto provoca, tal y como él ha podido constatar, que los turistas terminan situando Altamira dentro de la comunidad vecina, no en Cantabria.

Muchos visitantes llegan a Altamira “desde Bilbao como un anexo a la visita al País Vasco”, y terminan situando la cueva en la comunidad vecina

Uno de los puntos débiles de la región es la falta de paquetes de experiencias. “Los visitantes quieren conocer Cantabria por motivos culturales, gastronómicos, de ocio, etc., pero piden experiencias y no hay”, ha opinado Tresserras, quien ha puesto como ejemplo la posibilidad, por ejemplo, de realizar productos pasiegos en la zona de los Valles o vivir todo el proceso de creación de la anchoa.

Cantabria lo tiene todo, pero no ofrece una articulación. Hay oferta por separado, pero no hay un paquete”, ha detallado este experto cultural que se encuentra redactando planes de turismo para Orense y Cataluña. Precisamente en esta última Comunidad Autónoma o en el País Vasco “tienes todo” lo relacionado con la anchoa, pero “en Cantabria no”, siendo un producto típico en nuestra región.

El Museo Altamira tendrá nuevo director en julio

Y en este sentido, pone como ejemplo lo ocurrido con el Parque de la Naturaleza de Cabárceno en Semana Santa. “Ha estado totalmente colapsado, pero es que cuando preguntas en un hotel qué hacer en Cantabria, te recomiendan siempre el Parque”, ha revelado, añadiendo que muchos tienen además convenios con servicios de transporte para llevar a los visitantes. “Hay una parte que está muy estimulada, pero el resto no”, ha valorado.

La unión de las diferentes realidades que conviven en Cantabria es, por tanto, el principal paso a dar. Como ha recordado Tresserras, la región “era un destino para fotografiar o pintar”, lo que implica que el territorio ofrece turismo de arte, arqueológico, gastronómico, rural, … “Queremos turismo cultural de calidad, pero eso no significa que no se pueda unir”, ha opinado.

De hecho, un ejemplo de esta articulación es, a su juicio, el Centro Botín, cuya apertura será el 23 de junio. “Tienen más claro cómo articular turismo y arte”, ha reconocido, proponiendo además la posibilidad de crear una sinergia entre el modernismo de este nuevo núcleo cultural y la tradición y arqueología que representa Altamira. “Los extremos se tocan”, ha recordado.

Cantabria “tiene una cultura viva”, pero necesita “vender la tradición propia, y también innovación”

Territorio pequeño

Tresserras ha lamentado que en Cantabria, al igual que ocurre con otros territorios como Cataluña, exista un conflicto entre sus municipios por atraer el turismo, cuando debería existir una colaboración. Y es que, como ha señalado, los visitantes se interesan por lo que ofrece Cantabria, no una localidad en concreto. Asimismo, ha recordado que el reducido tamaño de la Comunidad genera muchas posibilidades. “Para un turista todo se mide en tiempo, y una visita normal dura aproximadamente una hora y media”, ha explicado, tiempo en el que “puedes ir a cualquier sitio en Cantabria”.

Para este experto cultural la Comunidad Autónoma “tiene una cultura viva”, pero necesita “vender la tradición propia, y también innovación”, y no productos que otras comunidades como Asturias o País Vasco ya han hecho propios, en referencia a la sidra o el chacolí. Pero para ello es fundamental que los sectores turístico y cultural aúnen esfuerzos, pues como ha reconocido “el propio sector cultural, en muchos casos, ve el turismo como algo banalizador, pero hay una parte que apuesta por la cultura”.

Para Tresserras, un modelo a seguir podría ser el del País Vasco, que ha creado la marca Euskadi, utilizada para todo. “Siento envidia sana en el mejor sentido posible”, reconoce, pues “han conseguido posicionar territorio” a través de ofertar experiencias personalizadas en paquetes que pueden contratarse a través de su página web en un solo clic. “Dentro del individualismo han podido crear redes” que permiten, por ejemplo, contratar hoteles, visitas, experiencias o restaurantes a través de un único portal.

También Castilla y León ha sabido encontrar la unidad en un territorio tan dispar y tan extenso a través de ‘Tierra de sabor’. “Hay un trabajo en red y han conseguido articular”.

Jordi Tresserras (der.), durante su intervención en las I Jornadas 'Marca Cultura Territorio' de Pecca y Artekale

Jornadas Pecca

Con todo, Tresserras considera que las I Jornadas ‘Marca Cultura Territorio’, organizadas por la Plataforma de las Empresas Culturales de Cantabria (PECCA) y la Asociación de Artes de Calle de Euskadi (Artekale), “han dado un calambre a los cimientos” del turismo en la región. A su juicio, sirvió de “puente entre el sector cultural y el turístico”, y los políticos que en ellas participaron pudieron ver que “Cantabria necesita una articulación que no tiene”.

Su perspectiva es muy similar a la del secretario de Pecca, Ángel Astorqui, quien considera que “el Gobierno solo vende lo suyo, y las plataformas podríamos ser un valor añadido”. De hecho, la falta de colaboración con este tipo de empresas culturales pudo verse en Fitur, donde Cantabria fue la única Comunidad en cuyo pabellón no hubo “coexpositores de empresas privadas”.

Empresas y plataformas que, como recuerda Astorqui, “somos los que estamos día a día y conectados con los ciudadanos”, creando redes de comunicación y trabajo con otros lugares de España y del mundo. Es por eso que sus demandas, como de hecho trasladaron al presidente, Miguel Ángel Revilla, en la reunión que mantuvieron días después de que finalizaran las jornadas el pasado 17 de marzo, pasan por una mayor participación de las empresas, una colaboración que no pasa necesariamente por contratar con ellas.

Y es una demanda que han hecho durante años, no solo al actual bipartito PRC-PSOE, sino también al anterior Gobierno del PP. Es por eso que Astorqui ha avanzado que llevarán sus demandas al Parlamento, pues “todos los partidos defienden lo mismo” en este ámbito, por lo que reclaman que “cada uno asuma responsabilidades e incorporen a sus programas” estas demandas, que “sea estratégico”.

Comentarios