jueves 26/5/22

La celebración de La Vijanera, en la localidad cántabra de Silió, estrena este domingo, 6 de enero, los primeros carnavales que acogerá Europa en 2019, ya que se trata de la primera mascarada del año, que se celebra el primer domingo de enero.

El presidente, Miguel Ángel Revilla, y la vicepresidenta de Cantabria, Eva Díaz Tezanos, han asistido este domingo a la tradicional celebración de La Vijanera, en la localidad de Silió (Molledo). A la misma se han sumado cientos de personas que han querido vivir esta tradición ancestral, declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional y con la que se estrenan los carnavales europeos de 2019.

La Vijanera ha celebrado su 37º edición el primer domingo del año, como es tradición, coincidiendo en 2019 con la jornada festiva de Reyes. En el carnaval han participado 150 vijaneros, que han conmemorado el solsticio de invierno.

Los distintos personajes (Zamarracos, Trapajones y Traperos, el Oso, el Danzarín Negro, los Viejos, etc) han dado la bienvenida al nuevo año a través de la representación de distintas escenas como el parto de la 'preñá' y la muerte del oso, entre otras.

Igualmente, la campa de Silió acogió el recital con las famosas coplas que hacen alusión a las cuestiones que han sido noticia durante el último año.

A la celebración también han acudido los consejeros de Educación, Cultura y Deporte, Francisco Fernández Mañanes, y de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín, informa el Gobierno.

Turismo por el pueblo 

La Vijanera permite a los visitantes acercarse también a algunos de los rincones más importantes de Silió. La iglesia de San Facundo y San Primitivo, del siglo XII, es uno de los monumentos más destacados del Valle de Iguña, y una de las cinco muestras más importantes del románico cántabro. A pesar de las numerosas reformas que ha sufrido, conserva la traza y elementos decorativos genuinamente románicos.

A esto se suman diversos edificios y espacios singulares como la Casa Torre de los Obregón; el barrio del Campo y la Lera, con casas de los siglos XVI y XVII; y el barrio de Bujar, donde se encuentran numerosas casas típicas montañesas.

Comentarios