miércoles 25/5/22

El fuerte viento que se registra en Santander desde la madrugada ha originado diversas incidencias en la capital cántabra, que se encuentra en aviso amarillo (riesgo) por este motivo. Uno de los efectos más evidentes se ha podido ver en la Bahía, donde el Real Club Marítimo ha estado aislado por momentos cuando el mar ha sumergido su acceso.

Asimismo, los Bomberos se han visto obligados a derrumbar de forma controlada el andamio instalado en la calle Castelar número 44, que se caía por el fuerte viento.

También se ha caído un árbol, se han desprendido chapas de tejados y fachadas y se han registrado obstáculos en la calzada en las carreteras S-10, CA-640 y N-629, según ha informado el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria.

Un andamio de la calle Castelar ha estado a punto de caerse por el viento

Dicho servicio ha precisado que las zonas donde la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) había decretado aviso naranja (riesgo importante) por fuertes vientos han permanecido esta noche tranquilas, si bien se ha registrado alguna incidencia en el litoral, fundamentalmente Santander, como las citadas.

Cantabria está este jueves, y mañana viernes, en riesgo, de distintos niveles, por fuerte viento, con rachas superiores a los 110 kilómetros por hora en algunas zonas, y también por fenómenos costeros adversos, con olas de 5 a 6 metros, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).