domingo 23/1/22
MEMORIA

Las víctimas del franquismo contarán por fin con una placa oficial en su recuerdo

La Consejería de Cultura del Gobierno de Cantabria la colocará el próximo 30 de enero en el edificio de la Biblioteca Central de Cantabria y Archivo Histórico Provincial, antigua cárcel de la Tabacalera.

cicero02
Fidel Manrique, Marisol González, Asunción Villalba, Isidro Cicero, Miguel Ángel García Cuetos y Javier Varela, durante la rueda de prensa

Las víctimas del franquismo contarán por fin con una placa oficial en su memoria, ochenta años después de la toma de Cantabria por las tropas franquistas. La Consejería de Cultura del Gobierno autonómico la colocará en el santanderino edificio de la Biblioteca Central de Cantabria y Archivo Histórico Provincial, el antiguo espacio de la Tabacalera que a partir de 1937 los franquistas reconvirtieron en una cárcel que atestaron de presos políticos. Ocho organizaciones (Archivo Guerra y Exilio, Héroes de la República y la Libertad, Grupo de Memoria Histórica del PSOE, PCE, CNT, UGT, CCOO y Plataforma Ciudadana de Cantabria por la III República) solicitaron hace dos años distinguir el edificio como lugar de memoria histórica, una distinción que ya tiene fecha y que esas organizaciones esperan que sea sólo el “inicio” de un proceso “más o menos largo” de reconocimiento oficial a las víctimas del franquismo.

Fidel Manrique (CNT), Marisol González (Archivo Guerra y Exilio), Asunción Villalba (UGT), Isidro Cicero (Grupo de Memoria Histórica del PSOE), Miguel Ángel García Cuetos (Plataforma Ciudadana de Cantabria por la III República) y Javier Varela (Héroes de la República y la Libertad) han comparecido este martes en rueda de prensa en la santanderina sede de UGT para anunciar que en la tarde del próximo 30 de enero (Día Internacional de la No Violencia) la Consejería de Cultura del Gobierno de Cantabria colocará en el interior del edificio de la Biblioteca Central de Cantabria y Archivo Histórico Provincial (ubicado en la calle Marqués de la Hermida de Santander) una placa de piedra con un breve texto que hará referencia expresa a la memoria de las víctimas del franquismo. Las organizaciones han asegurado que este paso debería haberse dado “hace mucho tiempo” y han hecho un “llamamiento a la ciudadanía” para “arropar” el acto y “apoyar y sostener” la memoria de las víctimas del franquismo.

Isidro Cicero se ha referido a la cárcel de la Tabacalera como un “lugar emblemático del horror, de la represión y del crimen contra la II República y sus organizaciones a partir de 1937”, cuando Santander llegó a albergar 50.000 presos, “muchos de ellos en la Tabacalera, donde se les clasificaba y almacenaba y desde donde se les distribuía a otras cárceles y campos de concentración o directamente a la muerte, aunque muchos murieron por enfermedad allí mismo y el destino de sus cuerpos aún se desconoce”. Cicero ha confiado en que la colocación de la placa sea el primer paso de un “itinerario de reivindicación de los muchos lugares que traen recuerdos a los vencidos y que no se han dignificado lo suficiente, por lo que deben ser dignificados y recuperados para la democracia”.

Por su parte, Marisol González ha destacado que la placa pretende llevar a cabo un “reconocimiento simbólico” a las víctimas del franquismo, pero también una “labor pedagógica”, ya que será colocada en un edificio “muy visitado”, especialmente por jóvenes, que “desconocen lo ocurrido en su país”. Además, ha insistido en la necesidad de “verdad, justicia y reparación” y asegurado que “mientras no haya justicia, no habrá reparación”.

Fidel Manrique ha confiado en que la colocación de la placa suponga el “inicio” de un “proceso de recuerdo y dignificación de la memoria de los represaliados”, pero ha insistido en que espera que no consista “sólo en poner lápidas”. En este sentido, ha mostrado su descontento con la comisión de expertos encargada de asesorar la aplicación de la Ley de Memoria Histórica en Santander, porque considera “escandaloso que la calle más larga de la ciudad y un centro de salud lleven el nombre del general franquista [Fidel Dávila] que ocupó Santander en 1937”, cuando arrancó una etapa de “fusilamientos” que se prolongó “hasta 1948”.

Comentarios