martes 21/9/21
SECTOR LÁCTEO

La venta a pérdidas en el sector agroalimentario es una práctica "dañina" que "debe prohibirse", argumenta UPA

Los ganaderos pueden reclamar indemnización por daños y perjuicios si fueron afectados por el cártel de la leche
La Unión de pequeños Agricultores y Ganaderos alerta sobre los peligros de la venta a pérdidas

La Unión de pequeños Agricultores y Ganaderos ha alertado sobre los peligros de la venta a pérdidas, que es una práctica que "va contra libre competencia" y en el sector agroalimentario es "especialmente dañina, ya que destruye el valor de los productos a lo largo de la cadena". UPA resalta que el trabajo de agricultores y ganaderos es una actividad de interés social, por lo que su labor debe estar protegida de este tipo de prácticas, cuyo uso ha contribuido a "la grave crisis de rentabilidad que sufre el campo por los desequilibrios de la cadena agroalimentaria". Desde UPA argumentan que, entre otros motivos, la venta a pérdidas debe prohibirse porque la situación en la agricultura y la ganadería es crítica, por lo que deben protegerse dados "los innumerables beneficios que aportan a la sociedad". También señalan que la cadena agroalimentaria está aquejada de un enorme desequilibrio y que la venta a pérdidas no aporta ningún beneficio para los consumidores y sí para las grandes cadenas de distribución. "La destrucción del tejido productivo, en forma de abandonos y cierre de granjas que provoca la venta a pérdidas se traducirá a medio plazo en una menor soberanía alimentaria y una pérdida también de seguridad alimentaria", apuntan.

La venta a pérdidas debe prohibirse porque la situación en la agricultura y la ganadería es crítica

La organización señala que más del 15% de las reclamaciones que ha recibido la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) desde su creación son denuncias por venta a pérdidas, lo que demuestra que esta práctica se denuncia por parte de los productores, pero no se sanciona, cuando es "perfectamente legal y jurídicamente viable prohibir las prácticas que lleven a la destrucción de valor en la cadena agroalimentaria". Por último, desde UPA reiteran que las leyes deben siempre primar la protección de muchos frente al beneficio de unos pocos. "La situación del eslabón productor es crítica, con rentabilidades bajo mínimos y un modelo que puede tener gravísimas implicaciones en nuestra sociedad y en nuestra economía", concluyen.

Comentarios