jueves. 07.07.2022
GASTRONOMÍA

El turrón es el dulce favorito para la Navidad

Las celebraciones de final de año no pueden entenderse sin los trozos de este manjar que acompaña los brindis de las familias.

Monerris se ha convertido en uno de los grandes clásicos de Santander.

La Navidad no se puede concebir sin un trozo de turrón
La Navidad no se puede concebir sin un trozo de turrón

El turrón se ha convertido con el paso de los años en el dulce predilecto para los españoles durante las fiestas de Navidad.  

Estas celebraciones no se pueden concebir sin un trozo de este manjar que acompañe los brindis de cada familia. 

Turrón de Jijona

Además, el mejor turrón del mundo se produce en la localidad de Jijona en Alicante, municipio que se ha ganado fama internacional gracias a su elaboración artesana y en donde se ubica el obrador de Turrones Monerris.

Se trata de un turrón que cuenta con una textura blanda y cremosa y que está elaborado con ingredientes de primera calidad: almendra pelada y tostada, miel, clara de huevo y azúcar.

Los ingredientes empleados en la elaboración son siempre nacionales, porque sólo así se consigue el sabor tan característico de los productos de la empresa

Gran tradición en la capital

Monerris es, sin lugar a dudas, uno de los grandes clásicos de la capital santanderina.

La historia de la empresa se remonta al año 1893, cuando Enrique y Francisco Monerris, abrieron sus puertas al público.

En sus más de 100 años de experiencia en el sector, por la que han pasado ya tres generaciones, se ha trabajado siempre con la misma exigencia. Ofrecer a los clientes sabores auténticos y la mayor calidad en sus productos.

El nombre de Monerris se asocia directamente con la Navidad de cualquier cántabro.

Ofrecen al público un gran surtido de mazapanes y de turrones artesanos confeccionados con las mejores materias primas.

Los ingredientes empleados en la elaboración son siempre nacionales, porque sólo así se consigue el sabor tan característico de los productos de la empresa.

Elaboración artesanal

Sus figuras de mazapán, sus pasteles de yema y sus panes de Cádiz se continúan preparando de manera artesanal, pieza a pieza por personal perfectamente cualificado para poder llevar a cabo esta tarea y que consigue así que cada pieza sea única. Monerris ha buscado escapar de la producción industrial para mantener el carácter y prestigio de la empresa.

Actualmente disponen de dos establecimientos en la capital, que permiten a los clientes disfrutar también de cafés y helados artesanales. Además, ofrecen la posibilidad de realizar la compra de los turrones en nuestra tienda online. Una empresa con solera y que refleja a la perfección el carácter de la Navidad.

Comentarios