miércoles 18/5/22
TURISMO

Turismo aportará medio millón de euros para mejorar el monasterio de Santo Toribio

El consejero de Turismo, Javier López Marcano, firma un convenio con el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, para la recuperación del edificio del monasterio de Santo Toribio y su entorno
El consejero de Turismo, Javier López Marcano, firma un convenio con el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monge, para la recuperación del edificio del monasterio de Santo Toribio y su entorno

La Consejería de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio, por medio de la Fundación Camino Lebaniego, colaborará con el Obispado de Santander para mejorar el edificio del monasterio de Santo Toribio y su entorno "como un lugar ineludible" para todas las personas que hacen el Camino Lebaniego y, en general, para todos aquellos que visitan el monasterio por su interés religioso o cultural.

Así lo han acordado el consejero del área, Javier López Marcano, y el obispo, Manuel Sánchez Monge, por medio de un convenio de colaboración que ambos han firmado en la sede del Obispado santanderino. Las obras acometerán la reparación de la cubierta del edificio y la rehabilitación de los baños públicos, para lo cual la Consejería invertirá 500.000 euros.

López Marcano, que se ha referido al monasterio como un "espejo" de Cantabria, ha insistido en la necesidad de que el próximo Año Santo Lebaniego sea un acontecimiento dedicado a los caminantes y al patrimonio, y ha destacado la importancia de mantener en perfecto estado los edificios más importantes de la peregrinación para poner en valor el turismo religioso, un turismo que, a su juicio, "aúna no solo valores espirituales, sino también culturales y artísticos".

El consejero también ha destacado la importancia de que el monasterio lebaniego tenga las condiciones adecuadas para recibir a la gran cantidad de peregrinos y visitantes de toda índole que se prevé en el próximo Año Santo.

Sánchez Monge, por su parte, ha agradecido el "esfuerzo inversor, el apoyo y el interés" de la Consejería para llevar a cabo estas obras que ha calificado como "ineludibles", y ha recordado que el Camino Lebaniego y Santo Toribio "no son solo una fuente de peregrinos procedentes de todas las partes del mundo".

El monasterio lleva varios años padeciendo humedades y goteras severas en varias zonas dispersas por casi todo el conjunto edificado, y tras un análisis técnico se ha determinado la necesidad de sustituir la totalidad de la cubrición de teja árabe existente y el pavimento e impermeabilización de la cubierta plana que rodea al claustro.

En cuanto a los aseos de peregrinos, situados en un edificio próximo al monasterio, presentan un estado "obsoleto", tanto en acabados como en dotaciones y tipo de instalaciones, y se ha decidido modernizarlos y adaptarlos a los requisitos de uso y normativas vigentes, primando la accesibilidad, de la que carece, así como el ahorro energético y la funcionalidad de las dotaciones.

Por su parte, la Diócesis de Santander gestionará y llevará a cabo las obras manteniendo las visitas para mostrar los recursos culturales en los horarios que se establezcan y que a su vez se encargará de mantener, así como la adecuación del itinerario turístico del monasterio para visitantes con discapacidad. También atenderá a los peregrinos para el sellado de las credenciales y se encargará de la apertura y el cierre de los aseos públicos.

EL AÑO SANTO LEBANIEGO

El Año Jubilar Lebaniego se celebra cada año que el 16 de abril, festividad de Santo Toribio, cae en domingo, siendo el próximo en 2023. Su celebración se inició en el siglo XVI, tras la bula del Papa Julio II del 23 de septiembre de 1512 que otorga el privilegio de la celebración del Año Jubilar Lebaniego, lo que hace del monasterio de Santo Toribio un importante centro de peregrinación y uno de los lugares santos más importantes de Europa.

El motivo de la Bula Papal es la presencia en el monasterio del 'Lignum Crucis', la reliquia que Toribio de Astorga había traído de Tierra Santa, el trozo de la cruz de Cristo más grande que aún perdura. Por esto mismo a sus peregrinos se les conocía como "crucenos" o "cruceros". La peregrinación a Santo Toribio enlaza con el Camino del Norte a Santiago de Compostela, el camino de las primeras peregrinaciones a Santiago.

Comentarios