viernes 3/12/21
CANTABRIA

Los trabajadores de Liberbank se enfrentan a un nuevo ERE

Después de que un comunicado interno anunciara otro Expediente de Regulación camuflado bajo la denominación de “nuevo plan comercial”, los sindicatos creen que podría afectar a un alto porcentaje de las oficinas urbanas de Cantabria.

2015080319051782458
Sus temores llegaron después de un comunicado interno que la dirección ha remitido a los sindicatos

Con un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) todavía en vigor y otro anterior anulado en los tribunales, los trabajadores de Liberbank han recibido nuevas noticias que les hacen temerse un nuevo ajuste camuflado otra vez bajo una denominación eufemística.

Sus temores llegaron después de un comunicado interno que la dirección ha remitido a los sindicatos, en el que Liberbank comunica la “futura puesta en marcha de un nuevo plan comercial diseñado para dotar a la entidad de una estrategia y una acción comercial activa, dinámica y sólida, centrada en el servicio y la mejora de la atención al cliente en el marco del proceso de reestructuración y transformación de la Entidad emprendido en 2013”.

Este proceso de renovación supondrá, según reconoce el banco a los representantes de los trabajadores, “la necesidad de cierre de algunas oficinas actuales”


Este proceso de renovación supondrá, según reconoce el banco a los representantes de los trabajadores, “la necesidad de cierre de algunas oficinas actuales”, así como “la disminución de algunos departamentos de servicios centrales cuyas funciones se externalizan”. En el mismo documento, Liberbank se compromete a comunicar estos ajustes “con antelación suficiente”, “y especialmente en el momento en que pueda haber afectación de medidas para la plantilla que excedan de los límites ordinarios de la capacidad de organización y dirección de la empresa”.

Para la Corriente Sindical de Izquierda (CSI) el comunicado de la empresa “despeja cualquier duda acerca del fin último de esta nueva ocurrencia sin sentido camuflada bajo el pomposo nombre de Plan Comercial y envuelta en la habitual palabrería neoliberal”.

Para el sindicato, la dirección de Liberbank no hace más que utilizar “la jerga habitual para camuflar con términos supuestamente técnicos lo que no deja de ser una reestructuración de libro”. El banco “continúa desarrollando una estrategia que, sin lugar a dudas, tiene como único objetivo preparar las condiciones para justificar un nuevo ERE”, concluye.

En lo que respecta a Cantabria, fuentes sindicales advierten de que este “nuevo plan comercial” podría afectar a modificaciones o cierre definitivo en la mitad de las oficinas urbanas de la región.

El primer ERE, aún en vigor

El Tribunal Supremo desestimó todos los recursos interpuestos por los sindicatos y declaró que el Expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) de Liberbank acordado el 27 de diciembre de 2013 es válido, al mismo tiempo que rechazaba que en la negociación del mismo se diera mala fe. 

Los hechos se remontan a junio de 2013, cuando Liberbank (banco en el que se integra la antigua Caja Cantabria) pactó con CC.OO. y UGT un ERTE contra el que Corriente Sindical de Izquierdas (CSI) interpuso demanda. En este caso, la Audiencia Nacional consideró nulo el ERTE al entender que se había vulnerado la libertad sindical, una decisión que fue ratificada más tarde por el Tribunal Supremo.

Meses después, el 27 de diciembre de 2013, la entidad firmó con CSIF, CC.OO. y UGT  --que suponen el 78% de la representación legal de los trabajadores-- un segundo ERTE con vigencia desde el 1 de enero de 2014 hasta el 30 de junio de 2017.

El Supremo declaró la validez del ERTE en todos sus puntos

Los sindicatos CSI, CSICA y el Comité de Oficinas de Liberbank en Asturias presentaron demanda ante la Audiencia Nacional, instancia que declaró la validez del ERTE salvo en el apartado relativo a la suspensión de las aportaciones a los fondos de pensiones, que fue declarado nulo, lo que implicaba la obligación de realizar por parte de la entidad estas aportaciones. Contra esta sentencia se interpusieron varios recursos de casación.

Una vez analizados, el Supremo declaró la validez del ERTE en todos sus puntos, incluido el apartado de la suspensión de las aportaciones a los fondos de pensiones, dado que revoca la sentencia de la Audiencia Nacional que anulaba este punto.

Este plan de bajas voluntarias incentivadas preveía como fechas en las que se materializarían las salidas serían a 31 de diciembre de 2015, los nacidos con anterioridad a 31 de diciembre de 1956; 31 de diciembre de 2016, los nacidos en el año 1957; y 30 de junio de 2017, los nacidos en el año 1958.

Comentarios