viernes. 12.08.2022
TEMPORAL

El temporal deja menos daños de los esperados pero vuelve a encontrar en Santander una ciudad sin protección

El seguro municipal vuelve a hacerse cargo de los gastos a pesar de haber pasado dos años desde que se vivió el temporal más fuerte.

El Ayuntamiento de Santander evaluará los daños para solicitar ayuda al Estado y al Gobierno de Cantabria.

Los daños no han alcanzado los de los ocasionados por los sucesivos temporales de 2014
Los daños no han alcanzado los de los ocasionados por los sucesivos temporales de 2014

El alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, ha avanzado que el Ayuntamiento va a comenzar a evaluar los daños ocasionados en la ciudad por el temporal que ha azotado estos dos últimos días la costa cantábrica para después elaborar un informe y solicitar colaboración y ayuda a los gobiernos del Estado y de Cantabria en los gastos.

El temporal ha vuelto a encontrar a la capital cántabra sin las medidas de protección necesarias, lo que llevará al Ayuntamiento a recurrir de nuevo al seguro (que sustentan todos los santanderinos) para poder pagar la parte de los gastos que le corresponda en caso de que las Administraciones estatal y regional finalmente participen en la ayuda.

De la Serna ha agradecido la "disposición" de colaborar de la Administración General de Estado, a través de la Delegación del Gobierno en Cantabria, y ha criticado, por el contrario, que nadie desde el Ejecutivo regional se haya puesto en contacto con el Consistorio para haber "si podían colaborar en algo".

De la Serna ha visitado la zona acompañado por el delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, y ha acudido al restaurante El Parque, situado en primera línea de playa y que ha sido la propiedad privada más afectada aunque los daños no han alcanzado los de los ocasionados por los sucesivos temporales de 2014.

El alcalde santanderino ha agradecido la "prontitud" con que Ruiz se puso en contacto con él para "poner sus medios a disposición y poder colaborar con la ciudad", algo que ha considerado que "es de agradecer" en un asunto que "trasciende lo local".

Este primer temporal afectó a espacios públicos como las playas y la península de la Magdalena, y locales y comunidades de propietarios, con el Balneario de La Concha, la sala BNS y el restaurante El Parque

Sobre lo sucedido en este primer temporal, que ha indicado que todo apunta a que no será el último, De la Serna ha señalado que los daños son principalmente los registrados en la madrugada del martes, en la que el fuerte oleaje --con olas de 12,5 metros-- afectó a espacios públicos como las playas y la península de la Magdalena, y locales y comunidades de propietarios, con el Balneario de La Concha, la sala BNS y el restaurante El Parque.

Y es que, a pesar de las predicciones para la tarde de ayer, las olas se quedaron en unas máximas de 8,3 metros, un altura  que, según De la Serna, ha sido "absolutamente clave" para, "aun estando en unas condiciones más vulnerables por la ausencia de arena, no se haya producido prácticamente daños adicionales" a los anteriores.

"Así, el balance de esta pasada noche y la tarde de ayer es que no se pueden señalar daños materiales de importancia que se hayan añadido a los que ya teníamos", ha dicho el regidor municipal, que ha destacado que todos los servicios municipales están trabajando coordinados para que "se pueda restablecer la normalidad lo antes posible".

Pasado ya el temporal, el Consistorio ha levantado esta mañana los dispositivos de seguridad por los que estaban cerrados al público el aparcamiento de El Camello, la Península de La Magdalena y la avenida Eduardo García Lago, y lo ha hecho una vez que, pasadas las 11.00 horas, la alerta ha descendido de nivel naranja a amarillo.

El Consistorio ha levantado esta mañana los dispositivos de seguridad por los que estaban cerrados al público el aparcamiento de El Camello, la Península de La Magdalena y la avenida Eduardo García Lago

Proyectos del MAGRAMA

El alcalde se ha referido a los proyectos de dos infraestructuras en las que está trabajando el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) para paliar los efectos de los temporales en la línea de costa de la ciudad de Santander, principalmente en El Sardinero y en la zona de las playas de Bikini, La Magdalena y Los Peligros.

De la Serna ha indicado que la ciudad está "en una zona muy expuesta a este tipo de sucesos y temporales" y, por ello, ha ensalzado que el Ministerio esté trabajando para impulsar acciones que "puedan minimizar este tipo de temporales". "Evitarlos es imposible por lo que estamos mirando acciones que puedan paliar los efectos de estos temporales cada vez más frecuentes", ha apostillado.

Ha apuntado que el proyecto para la estabilización de las playas de Bikini, La Magdalena y Los Peligros ha llevado una tramitación "larga", se han abordado distintas alternativas y ha sido expuesto a la opinión de los ciudadanos pero ya está en su recta final: se ha finalizado la declaración de impacto ambiental que ahora será publicada y, tras ello, el Ministerio podrá licitar el proyecto.

En su última reunión con la ministra, Isabel García Tejerina, le trasladó que el Ministerio prevé licitar el proyecto en el primer trimestre de este año y que su ejecución supondrá una inversión de 2,2 millones de euros mediante la construcción de dos espigones y la aportación de más de 50.000 metros cúbicos de arena, una actuación que empezaría a ejecutarse después del verano, con el fin de no interferir en el uso de los arenales.

Una inversión de 2,2 millones de euros mediante la construcción de dos espigones y la aportación de más de 50.000 metros cúbicos de arena, una actuación que empezaría a ejecutarse después del verano

También se ha referido al proyecto de construcción de miradores en la Avenida García Lago, con el fin de disipar parte de la energía de la ola y proteger la zona de la playa del Sardinero más afectada por los temporales, y que el Ministerio ya está redactando.

Sobre este proyecto, el delegado del Gobierno ha indicado que, a finales del pasado año, se adjudicó el proyecto de redacción para "plantear diferentes alternativas" para el que se fijó un plazo de ocho meses, pero que "esperemos no se agote", para después decidir una solución consensuada con el Ayuntamiento.

"Ambas actuaciones están en marcha, en esos distintos grados de intensidad, y nos consta que el Ministerio está haciendo todo lo posible para hacer los trabajos", ha señalado De la Serna, que ha insistido en que esas infraestructuras incrementarán la seguridad frente a los temporales ante los que, mientras tanto, sólo se puede actuar de forma preventiva.

Comentarios