lunes 29/11/21

La Guardia Civil ha procedido a investigar a dos vecinos de Santander de 31 y 32 años, que suman un centenar de denuncias por infracciones a la normativa sobre pesca, como presuntos autores de un delito contra la flora y la fauna, al ser sorprendidos capturando percebes en una zona de especial protección en la Punta de Sonabia.

Los agentes se incautaron casi 14 kilos del crustáceo, que fueron entregados en un centro benéfico de Castro Urdiales.

Los hechos sucedieron el pasado viernes 10 por la tarde, cuando los agentes fueron alertados de la posible presencia de furtivos en la citada zona de especial protección.

Los guardias observaron en la zona rocosa de costa de la Punta de Sonabia a dos hombres que vestían neoprenos y estaban extrayendo crustáceos con diferentes herramientas. Los individuos intentaron salir de las zonas rocosas y los agentes establecieron un operativo para impedir que huyeran. Finalmente fueron interceptados en un vehículo, en el que iba una tercera persona que se encontraba por la zona. En el maletero, los agentes encontraron varias mochilas con los percebes, así como los neoprenos y herramientas utilizados para la extracción.

Durante la instrucción de las diligencias, los agentes comprobaron que a uno de ellos le constan más de 80 denuncias por infracciones a la normativa de pesca, y al otro 17. Estas infracciones fueron cometidas en zonas de Ribamontán al Mar, Bareyo, Castro Urdiales y Santander.

Los percebes intervenidos pesaban casi 14 kilos y fueron entregados por los agentes en el centro benéfico Santo Hospital de Castro Urdiales.

Además, a uno de ellos se le encontró un pequeño trozo de hachís, y a la tercera persona que les acompañaba otro trozo de la misma sustancia, que también fueron intervenidas. Se les denunciará por la tenencia de estupefacientes.

Comentarios