viernes 17/9/21
SURF

300 días con olas han permitido a Somo subirse a la cresta del gran negocio que genera el surf

14.000 turistas dejan 3,8 millones de euros y crean 125 puestos de trabajo directos. Y es que el surf está de moda. Es un deporte que crece y crece.

El 90% de los aficionados al surf tienen entre 18 y 35 años
El 90% de los aficionados al surf tienen entre 18 y 35 años

En la década de los 80, el surf vive un momento de auge y adquiere gran visibilidad. Muchos de los pioneros en Cantabria fijan su residencia en Somo y Loredo, lo que  marcará a partir de ese momento el  carácter y tradición surfera de Ribamontán al Mar.

El santanderino Jesús Fiochi se convirtió en el primer surfista español cuando en 1963 cabalgó una ola en el Sardinero, aunque la introducción de este deporte en nuestro país llegó de Francia a través del País Vasco, donde el pequeño pueblo de Mundaka es una referencia.

Y es que el surf está de moda. Es un deporte que crece y crece. Lleva asociada su propia música,  una forma de vestir y ciertos códigos que lo convierten en un auténtico estilo de vida.

El surf traslada libertad, juventud, frescura, dinamismo, lo que le lleva a ser una herramienta publicitaria muy poderosa para las multinacionales de sectores tan diferentes como la automoción, las bebidas burbujeantes o los perfumes. Y es que el 90% de los amantes del surf tienen entre 18 y 35 años.

Y es que el surf está de moda. Es un deporte que crece y crece

“300 días de olas al año son el principal recurso”, así describe Paco Asón, alcalde desde 1.979, la importancia del surf para la comarca y por eso, Ribamontán al Mar se convirtió en 2012  en el primer municipio de España y segundo de Europa declarado reserva natural del surf.

En 1.991 se establece en Somo la primera escuela de surf de España y ahora las 15 escuelas que conviven, tienen 6.000 alumnos, creciendo un 5% cada año. El pequeño pueblo costero también cuenta con 8 tiendas de surf y 2 talleres de tablas, así como con 4 surf houses.

“300 días de olas al año son el principal recurso”

Y es que el surf genera un gran negocio. Para el municipio de Ribamontán, que tiene más de 12 kms de costa y actualmente dispone de 4.000 plazas de alojamiento, los datos económicos son demoledores. El turismo que acude a practicar surf deja 3,8 millones de euros, crea 125 puestos de trabajo directos y 14.000 turistas, un 24% del total, acuden atraídos por la llamada de las olas, con un gasto de 63 euros por día y una estancia media de 4,5 días.

El surf ya no es un deporte minoritario

El propio municipio cuenta con su propio Plan de Competitividad Turística del Producto Surf, del que Luis Cayón, como gerente del mismo,  se siente orgulloso  de que se haya convertido en un referente en la industria del surf.. En 2011 y por primera la UC introduce el surf en sus cursos de verano bajo el título de : “El surf: Nueva industria turística emergente”. Hoy, considerado como un modelo de referencia, el Ayuntamiento de Ribamontán al Mar es invitado a foros, congresos y universidades para exponer su proyecto.

Y es que todos coinciden. El surf ya no es un deporte minoritario.

 

  

Comentarios