viernes 28/1/22

El grupo químico belga Solvay, que cuenta con una fábrica en el pueblo cántabro de Barreda (municipio de Torrelavega), simplificará su organización para adaptarla a su cartera, enfocada principalmente en materiales de alto rendimiento y soluciones a medida, lo que conllevará el recorte de 600 empleos, principalmente en actividades funcionales. La mayoría de los puestos se recortarán en Francia, unos 160, mientras que en Portugal se prescindirá de 90 y en Brasil de 80, según ha informado en un comunicado la compañía, ya ha informado a los representantes de los trabajadores del inicio del procedimiento, que concluirá a finales de junio.

La firma belga intentará mitigar el impacto de estas salidas mediante salidas naturales y voluntarias y recolocaciones internas de los trabajadores. De acuerdo con Solvay, la concentración de las actividades de I+D implicaría la transferencia de unos 500 empleados que necesiten apoyo de la firma para recolocarse a Lyon y Bruselas durante cuatro años. En el marco de su transformación, Solvay mantendrá su modelo descentralizado, según el cual sus unidades de negocio globales son responsables de desarrollar sus planes estratégicos e implementarlos con el apoyo del grupo.