martes 18/1/22

La empresa Solvay ha activado en su fábrica de Torrelavega el protocolo de acoso laboral a petición del sindicato USO, tras la detección de un presunto caso de abuso de autoridad ocurrido en la unidad de fabricación de carbonato.

Tras el escrito remitido por el sindicato, el responsable de Recursos Humanos de la planta se ha dirigido al comité de empresa para informar del inicio del procedimiento formal previsto en el Protocolo contra el Acoso en la fábrica.

USO ha destacado en un comunicado que, con el inicio de este procedimiento, se reafirma en actitud de "tolerancia cero ante cualquier acoso o abuso de autoridad" que pueda tener lugar en el centro de trabajo, y ha exigido "que se actúe con contundencia y firmeza, adoptando las medidas ejemplarizantes que sean necesarias".

USO considera que "la reducción de empleo, el deterioro del clima laboral, el creciente estrés y el aumento de responsabilidad, son caldo de cultivo para este tipo de situaciones"

En su opinión, "la reducción de empleo, el deterioro del clima laboral, el creciente estrés y el aumento de responsabilidad, son caldo de cultivo para este tipo de situaciones que reclaman soluciones urgentes".

Ha considerado que la apertura del protocolo de acoso, "pese a ser una medida reactiva, tiene efectos preventivos, ya que el establecimiento de un marco claro de actuación consigue efectos disuasorios en los posibles acosadores".

Por ello, ha defendido la importancia de contar con protocolos de acoso en los centros de trabajo, consensuados entre empresa y delegados, "y de garantizar la participación de los representantes de los trabajadores una vez sean puestos en marcha", para que las posibles víctimas "sienten el respaldo de sus representantes".

Al respecto, ha explicado en su comunicado que los protocolos de acoso deben contemplar como vías de solución del conflicto "la conciliación o mediación, y arbitraje o resolución del conflicto por una instancia especial".

Comentarios