domingo 20/6/21
EMPLEO

Sindicatos piden un cambio “radical” de las políticas para “reconvertir la dramática situación” del empleo en Cantabria

CC.OO y UGT han convocado un acto este viernes para celebrar el Día del Trabajo Decente.

El secretario general de UGT, Manuel Carmona, y el de CC.OO., Carlos Sánchez
El secretario general de UGT, Manuel Carmona, y el de CC.OO., Carlos Sánchez

CC.OO. y UGT celebrarán el Día del Trabajo Decente con un acto que tendrá lugar este viernes 7 en Santander en el que pedirán un cambio "radical" de las políticas actuales que permita "reconvertir" la "dramática situación" del empleo en la región.

Una convocatoria a las 12:00 horas en la plaza de Farolas que, en opinión de ambos sindicatos, debe tener "un respaldo público" porque el trabajo "sigue siendo un derecho, pero además debe ser justo, decente y estar bien remunerado".

Así lo han dicho en rueda de prensa los secretarios generales de CC.OO., Carlos Sánchez, y de UGT, Mariano Carmona, quienes han esgrimido los datos del desempleo y la pobreza salarial para alertar sobre la situación de la región, que "ahondando" y manteniendo la actual precariedad laboral no conseguirá reactivar su economía, han advertido.

En este sentido CC.OO. ha defendido la necesidad de que los presupuestos regionales fomenten la inversión productiva, ya que en caso contrario serán "de beneficencia" y estarán "condenados año tras año a sostener los subsidios públicos", sin dejar atrás la pobreza que "es lo único que avanza".

CC.OO. ha defendido la necesidad de que los presupuestos regionales fomenten la inversión productiva, ya que en caso contrario serán "de beneficencia"

Al respecto, Sánchez ha denunciado que en Cantabria la precariedad laboral se ha mantenido "como una maldición divina", de forma que conseguir un trabajo indefinido en la región es "una anécdota". Ha recordado que en una la región que roza los 40.000 parados solo el 6% de los contratos son indefinidos.

Otros datos que ha esgrimido para denunciar la precariedad laboral en la región son que el 53,6% de los contratos temporales firmados son de menos de un mes; o que los cántabros cobran 675 euros anuales menos que hace cinco años.

Además, 67.700 trabajadores cobran por debajo del salario mínimo, es decir, el 29% de los trabajadores, casi uno de cada tres, recibe menos de 655 euros.

En su opinión, la región se encuentra en un "círculo vicioso", un "bucle melancólico de la crisis que no deja levantar cabeza". En este sentido, ha advertido que con salarios bajos y precarios las empresas no son competitivas por lo que "hay que preguntarse a dónde queremos ir".

También ha anunciado que CC.OO. no "respaldará" las ayudas a empresas en las que no haya una cláusula social.

Carmona ha recordado que su sindicato pide la responsabilidad social "todos los días en todas las mesas" de negociación

Sobre la misma cuestión, Carmona ha recordado que su sindicato pide la responsabilidad social "todos los días en todas las mesas" de negociación, y ha dicho que "se les supone" a las beneficiarias de ayudas del Gobierno. De hecho, ha asegurado que no es una generalidad que las empresas no sean socialmente responsables.

UGT se niega a aceptar que el trabajo "es un privilegio porque no lo es, es un derecho de todos los ciudadanos", tras lamentar que "por desgracia, hoy en día tenemos sobrados motivos para que el movimiento sindical de todo el mundo convoque movilizaciones en demanda de un trabajo decente, digno y con derechos".

Carmona ha exigido límites a "las empresas que sólo basan su actuación en obtener beneficios a toda costa" porque "si sólo piensan en las ganancias y en una competitividad basada en bajos salarios y empleos precarios generarán una sociedad y un modelo económico que hará crecer sin cesar la explotación y la pobreza".

Tanto el secretario general de UGT como su homólogo de CC.OO. han reclamado la derogación de la reforma laboral de 2010 y "sobre todo la de 2012", la implantación de una renta de ingresos mínimos, y políticas encaminadas a fomentar los salarios y con ellos el consumo.

En este sentido, el secretario general de UGT ha instado a no consentir "que todas las soluciones a nuestros males económicos pasen por machacar a las clases sociales más desfavorecidas, que no tienen culpa alguna de la crisis y de la situación actual".

Comentarios