jueves 26/5/22

Santander ha enviado este miércoles un quinto camión cargado con 33 palés de ayuda humanitaria para los afectados por la guerra de Ucrania. La concejala de Cooperación, Lorena Gutiérrez, ha agradecido la solidaridad de los vecinos, "que no cesa", y de los trabajadores de Viesgo, que en esta ocasión han sido los encargados de financiar este viaje a través de su fondo social.

En representación de la entidad, Carlos Marín ha explicado que disponen de un fondo para actividades que no se ha utilizado en los últimos años a consecuencia de la pandemia, por lo que decidieron destinarlo a proyectos sociales.

"Queríamos ayudar a dar salida a toda la solidaridad de los ciudadanos y pensamos que debíamos destinar este fondo al transporte de la ayuda humanitaria", ha destacado Marín, quien ha explicado que en este camión viajan además tres palés con productos que ellos mismos han recogido, mientras que en el próximo enviarán dos grupos electrógenos de alta calidad para centros sanitarios u hospitales.

Según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa, el transporte que ha salido hoy va cargado de alimentos infantiles y para la población adulta, así como artículos de higiene para niños, tal y como ha demandado la Asociación de Ucranianos de Santander en función de las demandas que reciben desde su país.

También se ha contado con la colaboración del presidente de la asociación de empresarios del transporte de Cantabria (Asemtrasan), José Andrés Cianca, que ha facilitado la salida de este camión, de la empresa Hermanos Laredo, teniendo en cuenta el paro convocado en el sector.

"Desde el Ayuntamiento de Santander nos sentimos muy agradecidos de la gigantesca ola de solidaridad que se ha formado para ayudar a los ucranianos desde el inicio de la guerra", ha dicho la concejala, que ha destacado también el trabajo de los miembros de la Asociación de Ucranianos, los bomberos voluntarios, Protección Civil, la Oficina Municipal de Cooperación Social (OICOS) y las numerosas empresas que están colaborando.

Estos camiones tardan cuatro días en realizar el trayecto y, una vez en su destino, se clasifica el material en un centro de distribución para su envío en diferentes lotes. "Cuando se cumplen 21 días de conflicto, queremos volver a mostrar el cariño de toda la ciudad al pueblo ucraniano para que mantengan viva la esperanza de un final próximo", ha concluido Gutiérrez.

Comentarios