viernes 22/10/21
CAMARGO

Retirada de un monumento franquista en Escobedo

Se levantó tras la Guerra Civil para homenajear la sublevación militar y a sus autores.

La zona pasará a ser un pequeño espacio de esparcimiento en pleno centro del pueblo
La zona pasará a ser un pequeño espacio de esparcimiento en pleno centro del pueblo

El Ayuntamiento de Camargo ha procedido este miércoles a la retirada de los restos de un monumento levantado en Escobedo tras la Guerra Civil que fue empleado en su día para homenajear a la sublevación militar y a sus autores.

Según ha explicado la alcaldesa de Camargo, Esther Bolado, se retira así un símbolo "que fue levantado para hacer exaltación de una de las épocas más oscuras de la historia de nuestro país, y que forma parte de los vestigios de una confrontación bélica que rompió familias y produjo mucho dolor en los años posteriores".

El Ayuntamiento señala en un comunicado de prensa que, aunque actualmente el monumento presentaba "un avanzado estado de deterioro", este elemento que estaba ubicado junto a la carretera CA-240 y que fue levantado tras finalizar la guerra, estuvo coronado en su día con una cruz de mármol y una placa con una inscripción en la que se hacía mención a quienes se levantaron en armas contra el Gobierno democráticamente elegido, y estaba protegido por un pequeño vallado que separaba la zona ajardinada del resto de la calle.

"Con esta acción estamos dando respuesta a muchas solicitudes vecinales que nos habían trasladado la petición de retirarlo, y respetando la memoria de las víctimas ya que a pesar de que el monumento estaba ya desprovisto de cualquier inscripción alusiva al régimen anterior y carecía de significado religioso, aludía a un periodo político marcado por la represión y el dolor, pues muchos vecinos de nuestro municipio sufrieron las consecuencias de la Guerra Civil y del régimen dictatorial que la sucedió", señala la alcaldesa.

Tras la retirada de los vestigios del monumento, el Consistorio va a convertir la zona en un pequeño espacio de esparcimiento en pleno centro del pueblo, en el que se colocarán dos bancos, al tiempo que se facilitará el tránsito de vehículos hacia la calle adyacente, donde actualmente el paso estaba muy limitado por la presencia del monumento.

Desde el Ayuntamiento se insiste en que con esta intervención, se cumple el doble propósito de retirar un símbolo que en su día conmemoró una sublevación militar y la dictadura que la siguió durante varias décadas, y sustituirlo por un espacio de encuentro y convivencia entre los vecinos.

Comentarios