miércoles 27/10/21
TURISMO

Un recorrido a través de la historia de Cantabria

Molledo
Molledo

En la zona interior de Cantabria municipios como Valderredible ofrecen rutas muy interesantes. Es el municipio más meridional de Cantabria y, probablemente, uno de los más bellos. Ocupa casi toda la depresión que forma el río Ebro al salir del territorio cántabro hacia el este. Precisamente del río tomaría su denominación: "Val de Ripa Hibre". Su paisaje está dominado por los páramos de Castilla. La riqueza del valle apunta a que en esta zona se concentraron poblamientos humanos desde los tiempos más primitivos. 

Durante la Edad Media se construyeron numerosas iglesias románicas, como la colegiata de San Martín de Elines (XII), que conserva restos de una antigua iglesia mozárabe en unos arcos del cementerio. Esta colegiata es uno de los exponentes más destacados del románico en Cantabria. Desde el municipio se pueden llevar a cabo numerosas rutas, una de ellas es el Paseo Polientes Arroyo Troncos (PR-S37)

El mismo parte desde la plaza del pueblo de Polientes, desde donde hay que avanzar cerca de 200 metros por la carretera valle abajo, y nada más pasar el Hostal de San Patiel, se abandona yendo por la derecha para seguir un paseo construido recientemente que nos va a llevar hasta la orilla del río Ebro, acompañando su curso hasta una cercana área recreativa con zona de baños. 

Sin cruzar el cercano puente sobre el Ebro, giramos a la izquierda saliendo a la carretera principal del Valle, cruzándola y continuando durante unos 300 metros por la carretera de acceso a Salcedo, donde se abandona por la izquierda, vadeando enseguida el Arroyo Troncos, con frecuencia seco o con escaso caudal. 

CURSO FLUVIAL

El camino prosigue remontando por la margen derecha de este curso fluvial, y enseguida se deja a la izquierda un desvío que se dirige a Polientes. Entre la pujante vegetación, en la que predomina el robledal, más adelante el arroyo gira a la izquierda, y enseguida encontramos una bifurcación en la que dejamos el ramal que cruza el cauce y que hasta hace unas décadas era el camino de acceso a la localidad de Salcedo. 

Nosotros continuamos por la misma orilla ascendiendo ya más claramente entre un robledal de notable porte, y que forma parte de la extensa masa forestal que gana terreno en los montes de la comarca. 

Tras un rato de subida, el camino desemboca en un cortafuegos que separa el robledal de un pinar de repoblación, y por él subimos durante un centenar de metros hasta alcanzar un paso que de nuevo da vista al Valle del Ebro.

Ignorando sendos desvíos a la derecha que se dirigen a Arantiones, otra remota localidad matorriza, bajamos por la ladera viendo ya Polientes más abajo, y en una bifurcación vamos por la derecha entre un robledal menos denso que el existente en la cara norte. En poco tiempo entramos en las primeras casas de la capital del valle, terminando el circuito en la plaza del pueblo.

Si queremos seguir conociendo el corazón de Cantabria nos podemos trasladar a San Miguel de Aguayo, un pequeño pueblo localizado en la Cuenca del Rio Hirvienza.  Allí puedes realizar la Senda de los Carboneros, con una longitud de 1,8 kilómetros y una dificultad sencilla. 

Monumento de los CarbonerosMonumento de los Carboneros

PLAZA SANTA MARÍA

La ruta parte de la plaza Santa María, junto a la escultura al carbonero. Se introduce en el bosque por un camino, señalizado, que desciende suavemente por el bosque hacia el río y atraviesa algunas antiguas carboneras. Las mismas se reconocen por ser pequeñas explanadas en la ladera en cuya base aún se pueden ver restos de carbón vegetal. 

Al llegar al río no hay puente, por lo que hay que cruzar por un vado de piedras, lo que depende del nivel y la fuerza del agua. La ruta continúa por la otra orilla del río, ladera en la que también se ven, sobre el camino, viejas carboneras, algunas con muros de contención en piedra en seco. Ascendiendo por el bosque hasta encontrar una antigua pista que nos lleva de vuelta al punto de partida.

Molledo protagoniza el escenario donde se desarrolla la tercera novela de Miguel Delibes

Por último, Molledo es otro de los municipios que tiene mucho que ofrecer a los visitantes. Municipio cubierto de verdes prados fértiles gracias a las aguas del río Besaya. Fue una de las zonas más destacadas del valle de Iguña, en cuya documentación histórica aparece mencionado como aldea con el nombre de "Molletos". En este pueblo se puede disfrutar de la Ruta Literaria El Camino. Molledo protagoniza el escenario donde se desarrolla la tercera novela de Miguel Delibes y gracias a este itinerario se pueden visitar los lugares más importantes que describe la obra. A través del mismo se pueden leer textos, historias y sucesos relacionados con la obra, gracias a sus tótems, hitos interactivas y códigos QR que permiten conseguir una experiencia única. También se acompaña de historias y anécdotas reales sobre el pueblo y algunas personas que ayudan a situar la obra. 

El inicio de la ruta se da en El Puente del Rey, tótem número uno y a partir de aquí es muy sencillo completar el recorrido del mapa siguiendo los mismos. Desde el comienzo se puede apreciar el Pico Rando. Además también se pasa por El Chorro, zona conocida como La Canalona, la casa de la Familia Delibes, la casa del Mochuelo, la botica, la iglesia y la bolera.

En esta zona también se puede disfrutar de otra ruta, de nueve kilómetros de longitud en tres horas que es la de Las Turberas. A lo largo de la misma se aprecia la belleza del Valle de Iguña. Se parte desde el pueblo de Casares en una zona camino de grava blanca entre hermosos prados. Al llegar a un cruce se continúa de frente y después en el siguiente a la derecha, a la zona de los pinos. Tras subir una ligera pendiente se deja un caserío a la izquierda y se asciende por una lanza. En el siguiente cruce el camino que se toma es el de la derecha para seguir subiendo y alcanzar la zona de Breñas. 

Después el siguiente cruce va a la izquierda. Tras llegar a la finca de Las Turberas se bordea la misma por la izquierda. El sendero se cruza con la carretera que llega hasta el embalse del Alsa por la que se baja hacía Bárcena. Se baja por el camino con unas vistas espectaculares hasta la zona de Breñas y después de girar a derecha y después a izquierda volvemos al punto de partida.
 

Comentarios