lunes 25/10/21
EDUCACIÓN

‘Rebelión’ en las aulas

Para rechazar la propuesta de la Consejería de Educación de que en junio y septiembre haya jornada lectiva completa, los maestros de Cantabria convocan una concentración ante la sede central del Gobierno de Cantabria, dos huelgas parciales para ellos y totales para el alumnado y trabajar “sólo lo obligatorio, ni un minuto más” durante el mes de junio, y además anuncian que “si esto no se soluciona”, harán huelga el 10 de septiembre, día del comienzo del curso 2018/2019.

mareaverde02
Protesta en defensa de la educación pública en Santander

Los maestros de Cantabria han decidido movilizarse para rechazar la propuesta de la Consejería de Educación de que en junio y septiembre haya jornada lectiva completa (hasta las 14:00 horas o mañana y tarde) en vez del horario reducido que se ha venido manteniendo hasta ahora (hasta las 12:30 horas) en Infantil y Primaria, que según fuentes sindicales “siempre ha funcionado bien y del que nadie se ha quejado nunca”.

Unos 160 maestros han asistido a la asamblea de maestros celebrada este martes en Santander

En una asamblea de maestros celebrada este martes en Santander y que ha reunido a unos 160 maestros, la Junta de Personal Docente ha convocado las siguientes movilizaciones: una concentración ante la sede central del Gobierno de Cantabria –en la santanderina calle Peña Herbosa– a las 17:00 horas del jueves 7 de junio, huelga parcial para los maestros y total para los alumnos –es decir de 09:00 a 12:30 horas– el jueves 14 de junio y el miércoles 20 de junio, trabajar “sólo lo obligatorio, ni un minuto más” –es decir de 09:00 a 14:00 horas– durante todo el mes de junio –excepto los días de huelga– y “si esto no se soluciona, hacer huelga el 10 de septiembre”, día del comienzo del curso 2018/2019, han informado a este diario fuentes sindicales.

Por otro lado, este lunes se presentaron en la sede de la Consejería de Educación más de 4.100 firmas –recogidas en sólo seis días en la web change.org– contra el aumento del horario lectivo en Cantabria, para “hacer reflexionar” a la Administración autonómica sobre su propuesta. El promotor de la recogida de firmas –padre, aunque también maestro– aseguró que varias asociaciones de padres integradas en la federación cántabra de FAPA (Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnado) “no están de acuerdo” en aumentar el horario lectivo.

Sí es partidaria del aumento del horario lectivo propuesto por la Consejería de Educación la presidenta de FAPA Cantabria, Leticia Cardenal. No obstante, según ha podido saber este diario de fuentes de la comunidad educativa, Cardenal habría trasladado –a compañeros de la Junta Directiva de FAPA Cantabria y a miembros tanto del Consejo Escolar de Cantabria como de la Consejería de Educación– su intención de abandonar su cargo antes del comienzo del próximo curso 2018/19, sobre todo si el conflicto en la Educación de Cantabria se recrudece. “FAPA está dividida porque sabe que en septiembre igual tiene una colección de padres protestando”, han apuntado fuentes sindicales.

Fuentes sindicales aseguran que el aumento del horario lectivo es una propuesta “impulsada” no por Mañanes sino por Zuloaga

Por su parte, el consejero de Educación, Francisco Fernández Mañanes, sabe que su propuesta de aumentar el horario lectivo cuenta con la oposición frontal de los maestros, por lo que hasta el pasado miércoles venía apostando o al menos dejando la puerta abierta a algún tipo de solución intermedia que pudiera facilitar un acuerdo. No obstante, fuentes sindicales han manifestado a este diario que el secretario general del PSOE de Cantabria, Pablo Zuloaga, lo habría “llamado al orden”. Las mismas fuentes han asegurado que el aumento del horario lectivo es una propuesta “impulsada” por el propio Zuloaga –que tras imponerse a la actual vicepresidenta autonómica, Eva Díaz Tezanos, en las primarias a la Secretaría General del PSOE de Cantabria, promovió la sustitución del tezanista Ramón Ruiz por Mañanes al frente de la Consejería de Educación–, que según han destacado habría hecho sus “cálculos electorales”. “Hay más padres y madres que maestros”, han añadido.

Los sindicatos insisten en que el horario reducido que se ha venido manteniendo hasta “siempre ha funcionado bien” y “nadie se ha quejado nunca” de él, y denuncian la extensión de “una conciliación familiar mal entendida” en la que se reclaman más horas lectivas, más actividades y más servicios “para dejar a los niños mientras los padres trabajan o hacen otras cosas”, cuando en su opinión lo que deberían pretender esos padres es “que sus empresas les permitiesen pasar más tiempo con sus hijos”. “Se trata de un problema social, pero los niños no necesitan más horas escolares, sino más familia”, destacan.