miércoles 20/10/21
CANTABRIA

El litro de leche se paga a los ganaderos a 0,289 euros

El bajo precio justifica la lucha de los ganaderos, que mantienen sus movilizaciones tras un acuerdo insuficiente.

Pedro Gómez en la marcha blanca de Santander
Pedro Gómez en la marcha blanca de Santander

El precio medio ponderado de la leche en Cantabria en agosto se situó en 0,289 euros por litro, lo que supone un 16,6% menos que en el mismo mes de 2014, cuando estaba en 0,346 euros, según datos de la Consejería de Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural recogidos por el Instituto Cántabro de Estadística (Icane).

El precio de la leche en agosto subió muy levemente (0,35%) en relación al pasado mes de julio, cuando se situó en 0,288 euros el litro. De este modo, el precio de la leche ha registrado en agosto la única subida anual, en un ejercicio que ha encadenado siete meses a la baja.

El comportamiento del mercado a la baja contrasta con las demandas de los ganaderos de Cantabria, que se han sumado a la lucha internacional reclamando a Europa, precisamente, que intervenga en los precios que pagan las grandes empresas por el litro de la leche, mejorando de este modo las condiciones de los profesionales del sector.

Lo cierto es que los intentos de los ganaderos por lograr mejores precios en sus productos viene de lejos, aunque no ha sido hasta 2015 cuando han logrado que las instituciones regionales, nacionales y europeas hayan tomado medidas al respecto. En Cantabria, UGAM-COAG y ASAJA han sido las dos organizaciones que han liderado la lucha.

Ambas han ido de la mano hasta que, el pasado 23 de septiembre, se llegó a un acuerdo de estabilidad y sostenibilidad de la cadena de valor del sector de vacuno de leche, en el que actúa de garante el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA). "El compromiso de acabar con las prácticas abusivas es un logro que ayudará a valorizar la leche", afirmó el presidente de ASAJA, Pedro Barato.

El presidente de ASAJA ha explicado que con este acuerdo cambian las reglas del juego entre los distintos agentes de la cadena, al establecerse contratos entre las industrias lácteas y las cadenas de distribución y conocerse los datos de los precios de venta de la leche entre ambos operadores (precios de cesión). Asimismo, se repercutirá el valor añadido de la leche a los ganaderos a través de los contratos que estos suscriban con sus compradores y se impedirá el uso de la leche como producto reclamo.

La medida ha sido el punto y seguido a un proceso en el que se ha llegado a plantear una ayuda de 300 euros para aquellos ganaderos que no obtengan una rentabilidad suficiente de su explotación. Una cantidad que fue rechazada de pleno por los profesionales, tanto por ser insuficiente como por no solucionar el problema de fondo, que es el bajo precio pagado por el litro de leche a los ganaderos.

Continúan las reivindicaciones

La postura de UGAM-COAG, sin embargo, está lejos de ser conformista con el acuerdo. No solo se opuso a la firma, algo que generó presiones por parte del Gobierno de Cantabria, sino que han llegado a considerar que no tiene "ninguna" garantía jurídica para asegurar su cumplimiento, por lo que han anunciado nuevas movilizaciones.

Como "prueba evidente" de la falta de garantías, su secretario general, Gaspar Anabitarte, ha asegurado que mientras se suscribía en Madrid el acuerdo, una de las empresas firmantes "más importantes" comunicó a una cooperativa cántabra que a partir del 1 de octubre le dejaba de recoger 50.000 litros de leche diarios, los cuales venía pagando a 20 céntimos el litro y que ahora se quedan sin comprador.

"Es una situación delicadísima. Claro, en estas circunstancias, ¿no vamos a movilizarnos? Es que nos vemos avocados a ello", ha dicho Anabitarte, que también ha denunciado las amenazas de denuncias penales de alguna distribuidora a los productores gallegos ante las protestas llevadas a cabo.

A ello, hay que unir, según el secretario general de UGAM-COAG, que ya hay "anunciadas" bajadas de leche. "Pensábamos que durante un tiempo la industria sería prudente pero no, parece que algunos no van a ser nada prudentes. Pueden firmar en Madrid una cosa y hacer la contraria", ha criticado.

Esperanza en Iparlat

Sin embargo, y pese a la actual situación de los ganaderos cántabros, Anabitarte ha reconocido estar "esperanzando" ante el "interés" en Cantabria expresado por el binomio Iparlat-Mercadona, un interés que UGAM-COAG aboga por intentar "acrecentar" para que estas empresas "sepan que tienen las puertas abiertas para venir" a la comunidad autónoma.

En este sentido, el pasado martes, 6 de octubre, la empresa anunció al Ejecutivo regional que “intensificará” su presencia en Cantabria con la firma de nuevos contratos de "larga duración" con ganaderos de la región y a precios que permitan a estos últimos "mantener la producción".

Pero la medida no impide que Anabitarte alerte de que dejar la leche "sometida a los vaivenes de la especulación de los mercados", como, a su juicio, ocurre ahora, puede conllevar incluso a "problemas de abastecimiento" de este "producto de primera necesidad" en un momento dado.

"Desde luego a estos precios en Europa desaparece el sector o por lo menos quedará tan menguado que igual tenemos que pasar a importar leche de otros países. Sería una catástrofe", ha advertido.

Recogida de leche en agosto

En el octavo mes de 2015 las empresas recogieron 30.944.000 litros de leche en esta comunidad autónoma, un 1,9% menos que en julio y un 0,5% menos que en agosto de 2014.

Por su parte, la industria láctea recogió 36.750.000 litros de leche en agosto, un 1,6% menos que en julio pero un 1,5% más que hace un año.

El número de ganaderos que entregan leche ha disminuido un 0,6% respecto al mes anterior, con un total de 1.432 (nueve menos que en julio) y ha caído un 3% respecto a agosto de 2014, cuando eran 1.477.

Comentarios