domingo 16/5/21
SUCESOS

La Policía alerta de robos en coches con inhibidores de frecuencia que impiden su cierre

Jefatura de Policía | Foto: Policía Nacional
Jefatura de Policía | Foto: Policía Nacional

La Policía Nacional ha alertado sobre una nueva modalidad delictiva para cometer robos en el interior de vehículos mediante el uso de inhibidores de frecuencia en la zona donde están estacionados, impidiendo que se active el cierre.

Según la Policía, aunque hasta el momento solo se han presentado denuncias en Madrid, no se descarta que este método pueda estar utilizándose en Cantabria, principalmente en las inmediaciones de los centros escolares.

Los delincuentes aprovechan la confusión en la entrega o recogida de los niños, así como la elevada concentración de vehículos y personas en esos momentos, para llevar a cabo los robos en los coches estacionados.

La novedad consiste en que, previamente, los delincuentes colocan inhibidores de frecuencia en las zonas de estacionamiento, de manera que cuando los propietarios de los vehículos accionan el cierre automático a distancia, éste no se activa y los coches abiertos, sin que sean conscientes de ello. Los ladrones aprovechan esta circunstancia para sustraer rápidamente los objetos existentes en su interior.

Los autores colocan los inhibidores en papeleras, jardineras, o elementos que permitan el camuflaje de los mismos, todos ellos en zonas próximas al lugar donde están estacionados los vehículos. Una vez que los inhibidores están escondidos, los dejan activados, o bien se queda una persona en las inmediaciones de los centros educativos, activándolos en el momento de la entrega o recogida de los niños.

Ante estos hechos, la Policía aconseja a los ciudadanos asegurarse de cerrar las puertas y ventanillas de su vehículo, no dejar las llaves de contacto puestas, ni dejar a la vista, ni ocultos en el interior, objetos, documentos que puedan provocar la actuación de los delincuentes. También recomienda, al salir del garaje, esperar a que el portón baje y cierre, evitando así el posible acceso de intrusos, y no guardar en el vehículo las llaves de acceso a garajes o viviendas. Por último, y en el supuesto de que el coche vaya a permanecer por la noche estacionado en la calle, hacer uso de la barra antirrobo de volante y/o pedal.

 

Comentarios