sábado 31/7/21
TURISMO

Las playas de Santander se quedan un año más sin banderas azules mientras Cantabria alcanza los 11 distintivos

La comunidad suma dos banderas más a las conseguidas en 2017, incorporándose las playas deCuberris (Bareyo) y Ostende (Castro Urdiales).

La capital cántabra ha protagonizado varios incidentes medioambientales, el último de ellos la construcción de los espigones de La Magdalena, que afectará a varias especies marinas de la zona.

Protesta en los diques de La Magdalena
Protesta en los diques de la playa de La Magdalena

Como cada año por estas fechas, la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC) ha hecho públicas las playas en las que ondeará una bandera azul en todo el territorio nacional, un distintivo de calidad y compromiso medioambiental que garantiza un alto nivel de exigencia en aspectos como la depuración de aguas residuales urbanas y una “excelencia y calidad en materia turística”, como han señalado siempre sus organizadores. Y este distintivo, un año más, no podrá verse en las playas de Santander, que se queda fuera de las once banderas que en 2018 ondearán en Cantabria, sumando de este modo dos más a las que ya se reconocieron en 2017, según ha podido saber este diario.

Lo cierto es que las playas de Santander han estado marcadas en los últimos años por polémicas medioambientales. La última y más conocida es la construcción de los espigones de La Magdalena, dos construcciones cuyo objetivo es lograr la estabilización tanto del arenal de La Magdalena como de Los Peligros, evitando así la pérdida que se produce cada invierno con los temporales. Sin embargo, la solución escogida por el Ministerio de Medio Ambiente parece no gustar a nadie salvo a los dirigentes que lo han puesto en marcha. La oposición a esta obra se debe no solo al impacto visual que produce, sino al daño medioambiental que, según varios estudios, va a provocar, desaparición de varias especies incluidas.

Pero no ha sido el único problema. En 2016 la playa de la Virgen del Mar tuvo que ser cerrada al público por el vertido de productos contaminantes procedentes de la estación de aguas residuales el Mazo. Aunque estos son solo dos casos, el hecho de que ninguna de las playas tenga una bandera azul apunta a que ninguno de los arenales de la capital cántabra cumple con los requisitos de sostenibilidad medioambiental, social y económica.

Requisitos que sí cumplen más de una decena de arenales en toda Cantabria. Este 2018 se suman dos a las banderas ya conseguidas el año pasado. La playa de Cuberris, en Bareyo, y la de Ostende, en Castro Urdiales, se incorporan así al grupo que ya formaban en 2017 los arenales de El Sable de Merón, en San Vicente de la Barquera; Comillas; El Sable y Los Locos (Suances); El Sable en Quejo y La Arena, ambas en Arnuero; Ris y Trengandín, en Noja; y Berria (Santoña).

CENTROS AZULES

Para la obtención de estas banderas deben cumplirse, en concreto, una serie de criterios revisados periódicamente correspondientes a cuatro áreas principales: calidad de las aguas de baño, información y educación ambiental, gestión ambiental y seguridad, así como servicios e instalaciones en la playa.

Por otra parte, la ADEAC ha incorporado en 2018 como uno de sus Centros Azules por sus actividades de educación ambiental sobre los ecosistemas litorales a la Casa de la Naturaleza de Castro Uriales.

Además, perduran como Centros Azules respecto a ediciones anteriores el Molino de Santa Olaja y la Casa de las Mareas de Arnuero; el Molino de las Aves de Noja y el Centro de Interpretación de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel.

Asimismo, la asociación mantiene en la Red de Senderos Azules a la Ruta de la Costa de Noja y el Camino de las playas del Quejo a la Ría Castellanos, en Arnuero.

DATOS NACIONALES

En total, España ha obtenido 696 Banderas Azules (590 playas, 101 puertos deportivos y a cinco embarcaciones turísticas) que ondearán a partir de junio, lo que supone un aumento de doce respecto a las 684 del pasado año. En lo que se refiere a playas, ondearán 590 este verano, lo que supone once más que en 2017.

La comunidad más beneficiada en el número de playas con Banderas azules ha sido la Comunidad Valenciana con 146 (2 más que en 2017), seguida de Galicia (124), Cataluña (123) y Andalucía (115).

La comunidad gallega es la más número de playas ha perdido en comparación con el año precedente, con siete banderas menos (cuatro de playas y tres de puertos), seguida de Asturias con dos banderas menos y País Vasco con una playa menos.

Los datos los ha dado a conocer este martes en Madrid la ADEAC --la sección española de la Federación Europea de Educación Ambiental-- que asegura que en playas, puertos deportivos y embarcaciones sostenibles España mantiene el primer puesto en este ranking mundial.