jueves 9/12/21
sucesos

Piden más de 72 años de cárcel y 1,5 millones de multa a 17 acusados de una red de tráfico de drogas

En Santander, la droga era distribuida a terceros compradores en el entorno de la ciudad, así como a trabajadoras de clubs de alterne.

La Fiscalía de Cantabria ha solicitado penas que suman más de 72 años de cárcel y 1,5 millones de euros de multa para 17 acusados de tráfico de drogas que operaban en Santander y Cantabria, y que serán juzgados este lunes, 11 de enero, en la Sección Primera de la Audiencia de Cantabria, a partir de las 9.30 horas. La sesión está prevista para desarrollarse a lo largo de varios días, hasta el 22 de este mes.

En concreto, están acusados de delitos contra la salud pública, de drogas que causan grave daño a la salud, pertenencia a un grupo criminal y tenencia ilícita de armas.

Según el escrito del fiscal, al menos a lo largo de 2012 existían un grupo organizado y concertado, con base en Gijón, para introducir desde Colombia cocaína a España, utilizando correos portadores de cantidades superiores a 2 kilos cada uno.

Una vez salvado el paso aduanero, lograban entregar la mercancía al grupo, que se encargaba del corte de la misma, dada su "gran" pureza, así como de la transmisión a terceras personas. Además, estos terceros la comercializaban a su vez al 'menudeo'.

El grupo, que en ocasiones adquirió la droga en el levante peninsular, tenía un cabecilla que organizaba la introducción, recepción, corte y distribución de la droga. Tenía un colaborador "esencial" en España, que mantuvo cuando se marchó a Colombia, donde permaneció la mayor parte del tiempo que duró la investigación.

Éste se encargaba de coordinar los viajes y proporcionar la droga a los correos para meterla en España, donde mantenía contactos "de utilidad".

Otro colaborador coordinaba y organizaba los viajes para la adquisición de la droga en España y participaba en la transformación y corte, así como en la distribución de la cocaína. Incluso transportaba el mismo la mercancía a la cédula de Santander.

A la comercialización con terceros le ayudaba su compañera y otro chico, que facilitaba también partidas de cocaína a compradores que luego la comercializaban a su cartera de clientes en Asturias. Asimismo, se encargaba de traer cantidades de dicha sustancia a la zona oriental de Cantabria, a localidades como Laredo, Hazas de Cesto o Colindres.

En estos municipios, tres hombres que no pertenecían al grupo actuaban como compradores independientes, y la comercializaban a la cartera de clientes que les entregaba uno de los miembros de la organización. Y uno de ellos también entregó en diversas ocasiones marihuana a uno de los integrantes de la red, para su distribución a terceros.

En Santander, la droga era distribuida a terceros compradores en el entorno de la ciudad, así como a trabajadoras de clubs de alterne

Comentarios