martes 30/11/21
Cantabria

El parque de La Remonta acaba de abrir sus puertas para dar a conocer los valores naturales

El Ayuntamiento de Santander organiza las visitas ambientales que guían técnicos de Eso/BirdLife para mostrar las singularidades del parque.

La Remonta
En el paseo del nuevo parque de La Remonta se reparte el espacio entre el carril bici, la mediana vegetal y el paseo peatonal.

El nuevo parque de La Remonta, que acaba de abrir sus puertas a los santanderinos, ha acogido este sábado la primera de las visitas ambientales organizadas por el Ayuntamiento de Santander, y guiadas por técnicos de SEO/BirdLife, para mostrar a los vecinos las singularidades de este espacio y sus principales valores naturales.

El itinerario se repetirá el día 25 de febrero, en ambos casos, a las 12.00 horas y sin necesidad de inscripción previa, según ha recordado el Ayuntamiento.

Con estas actividades se busca animar a los santanderinos a acercarse a descubrir este nuevo espacio de paseo, para el ocio y para la convivencia, una superficie de alrededor de 10 hectáreas ganada para la ciudad gracias al acuerdo alcanzado entre el Ayuntamiento y el Ministerio de Defensa, propietario de la finca.

El propietario de la finca es el Ministerio de Defensa, que ha cedido 10 hectáreas de las 30 de la propiedad

Se trata de un espacio "emblemático" para Santander, un terreno hasta ahora acotado al ciudadano, que desde este momento se pone a disposición de los vecinos.

El nuevo parque, que ocupa 10 de las 30 hectáreas de la finca, se configura como un gran corredor verde, una senda que transcurre en medio de la naturaleza, un lugar donde relajarse dando un paseo a pie, en bicicleta o corriendo.

Es también un espacio capaz de potenciar la biodiversidad de las especies y se ha concebido además como un itinerario lúdico-didáctico en donde se pueda aprender, acercarse y reconocer los distintos árboles, arbustos y pequeños animales del lugar.

Cuenta con dos accesos, uno junto a la Peña de Peñacastillo y otro colindante con el parque del Doctor Morales, entre los cuales discurre el paseo, de casi un kilómetro de longitud y más de 7 metros de ancho que se reparten entre el carril bici, la mediana vegetal y el paseo peatonal.

También hay bancos, arbolado -en su mayoría autóctono-, diferentes hábitats para favorecer la biodiversidad y la convivencia de las distintas especies animales que habitan en la finca, cajas nido para pájaros y murciélagos, y 'hoteles' de insectos en las dos puertas de acceso.

De esta forma, se busca poner en valor y potenciar la biodiversidad de este espacio, favoreciendo una convivencia armónica con los visitantes, ha comentado Quirós, quien ha agregado que también se ha preservado el área del estanque por su valor cultural y ambiental, para que siga siendo refugio de la flora y fauna acuática.