domingo 5/12/21
cantabria

Noja, la Doñana del norte

El turismo ornitológico y de naturaleza se ha convertido en los últimos años en una opción real de desarrollo para muchas comarcas rurales y de interés natural.

La localidad Cántabra de Noja tiene el humedal más importante del norte de España. Llamada “La Doñana del norte”, se trata de un lugar de peregrinación obligada para todos los amantes de la Ornitología en nuestro país y atrae a expertos de toda Europa. Acoge parte de del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel, el humedal más importante de la Cornisa Cantábrica. En ellas se pueden ver hasta 200 especies distintas de aves y estamos en la época del año ideal para avistarlas. Octubre es uno de los meses donde se concentran mayor número de ejemplares por el paso migratorio hacia el sur. Además, este espacio cuenta con un añadido: hay pocos lugares como las playas de Noja donde el bosque llega hasta la orilla, ofreciendo un espectáculo paisajístico muy apreciado por los amantes de la naturaleza.

El turismo ornitológico (birdwatching en inglés) y de naturaleza se ha convertido en los últimos años en una opción real de desarrollo para muchas comarcas rurales y de interés natural.

El turismo ornitológico (birdwatching en inglés) y de naturaleza se ha convertido en los últimos años en una opción real de desarrollo para muchas comarcas rurales y de interés natural. El crecimiento de este tipo de turismo es visible en la demanda con un porcentaje de personas interesadas en destinos y actividades relacionadas con la naturaleza que ya ronda el 50% de los turistas que visitan nuestro país. Casi el 23% de los europeos elige su destino turístico por su actractivo relacionado con las actividades relacionadas con la naturaleza, según el último Eurobarómetro. Según datos presentados en el último foro de turismo y naturaleza Nojanatura España podría generar  3.700 millones de euros anuales relacionados con el turismo de naturaleza, si explotara adecuadamente las 13,8 millones de hectáreas que forman parte de la Red Natura 2000 en nuestro país. Una ventaja, porque España, con casi el 30% de su territorio incluído en esta red, es el país que más espacios proporciona a la Red Natura 200, la mayor de espacios protegidos del mundo.

Ese interés está suscitando una oferta creciente, con una proliferación de pequeñas empresas que ofrecen innumerables formas de disfrutar de la observación de la naturaleza, con nuevas iniciativas que surgen casi cada día en distintos rincones de nuestra geografía. Se trata asimismo de una modalidad turística con una gran capacidad para generar empleo y desarrollo económico en lugares que hasta ahora se habían visto apartados de los circuitos turísticos y que, en general, necesitan buscar urgentemente nuevas líneas de desarrollo que sustituyan a las tradicionales y que sean capaces de detener el fuerte proceso de despoblación al que se están viendo sometidos. Y no es un turismo pensado sólo para los expertos: “Hasta ahora era una actividad pensada para especialistas y ornitólogos, pero cada vez más están surgiendo ofertas para un turismo familiar y orientado a explicar el mundo de las aves a los niños, sin necesidad de conocimientos específicos” piensa.

El turismo de naturaleza es una forma de desarrollo basada, por definición, en la conservación del entorno, por lo que posee un enorme potencial para generar desarrollo sostenible y para ser utilizada como apoyo a la conservación

El turismo de naturaleza es una forma de desarrollo basada, por definición, en la conservación del entorno, por lo que posee un enorme potencial para generar desarrollo sostenible y para ser utilizada como apoyo a la conservación (es un modelo de desarrollo que depende de la conservación y, al mismo tiempo, la demostración más patente a ojos de la sociedad de la necesidad de conservar nuestro patrimonio natural como opción de futuro): “Lo que estamos notando, la gente que nos dedicamos al ecoturismo de una forma u otra es que la demanda crece año a año y eso está estimulando la oferta de actividades, y lo que demandamos es una coordinación a nivel turístico y mediambiental para que todo ese potencial turístico genere conservación” cree Luis Frechilla

También en lugares de interés turístico que conservan valores naturales de importancia, como es el caso de Noja, el turismo de naturaleza puede erigirse en la mejor forma de desestacionalizar la oferta, lo que puede tener importantes repercusiones en el empleo y en las posibilidades de futuro para la población local.

 

Comentarios