domingo 28/11/21
día de todos los santos

El negocio de pasar a mejor vida

La industria funeraria mueve más de 1.500 millones de euros al año en España. El transporte, la sala del tanatorio, la gestión de documentos, las flores, o los ataúdes cifran el precio medio de un entierro en los 3.000 euros. Un negocio que no tiene fin.

portada2
En España, enterrar a un ser querido cuesta más de 3.000 euros de media

El Día de Todos los Santos se celebra en España el primero de noviembre, y los cristianos acuden a los cementerios para visitar las tumbas de los familiares y amigos que ya no están y llenan el camposanto de flores frescas.  Aunque los muertos vivientes han arrebatado parte de protagonismo a los santos, la industria funeraria mueve alrededor de 1.600 millones de euros al año, emplea hasta 10.000 personas y está conformada por unas 1.700 empresas. Con unas 400.000 defunciones al año en España, el negocio en torno a la muerte estará siempre asegurado.

En España, enterrar a un ser querido cuesta más de 3.000 euros de media: transporte, sala del tanatorio, gestión de documentos, catering, compra de terreno para depositar los restos, flores, inhumación en nicho o incineración, y ataúdes. Precisamente estos últimos reportan a las empresas funerarias uno de los mayores beneficios: un ataúd tiene un precio de entre 600 y 1.000 euros, aunque en la actualidad existe la posibilidad de optar por féretros ecológicos que pueden llegar a costar incluso el doble que uno común.

La industria funeraria mueve alrededor de 1.600 millones de euros al año, emplea hasta 10.000 personas y está conformada por unas 1.700 empresas

El sector ha tenido que ir adaptándose a los nuevos tiempos en los últimos años, y ha incorporado algunos grandes cambios. Uno de ellos ha sido la progresiva personalización de los ritos; la ambientación con música especial los discursos y textos más allá de lo religioso, o los féretros personalizados han aparecido en escena en los ritos funerarios en España. La introducción de la tecnología ha supuesto na gran novedad, permitiendo la posibilidad de crear webs donde mostrar las condolencias a los familiares y enviar flores virtuales, o de incluir material audiovisual en las ceremonias. Por último, ha sido importante el creciente número de personas que han optado por la cremación.

En medio de este proceso de renovación y cambios, la crisis económica provocó un necesario ajuste de tarifas al tiempo que los clientes comenzaron a reducir los servicios complementarios contratados.

El avance de la incineración

La cremación va ganando terreno al entierro en los últimos años: actualmente más del 30% de los fallecidos son incinerados, cifra que destaca especialmente en los entornos urbanos. En los próximos años se espera que la cifra nacional aumente por encima del 50% en el país europeo que cuenta con un mayor número de crematorios, con más de 300 repartidos por todo el territorio español.

En los próximos años se espera que la cifra nacional aumente por encima del 50% en el país europeo que cuenta con un mayor número de crematorios, con más de 300 repartidos por todo el territorio español

Además, cuando alguien se decide por la incineración, existe la posibilidad de introducir la urna en columbarios, esparcir las cenizas en zonas habilitadas de los cementerios, o que los seres queridos las conserven consigo. Pero también se puede optar por alguna de las alternativas que ofrece el mercado: desde convertirlas en un diamante a colocarlas en una urna biodegradable donde crece un árbol.

Seguros y flores

El elevado coste de todo lo que supone un entierro hace que muchos ciudadanos sigan optando por pagar durante años y años de su vida un seguro de deceso (popularmente conocidos como “seguros de lo muertos”), aunque al final pueda incluso resultar más caro que pagar al contado.   

En el conjunto nacional, casi 21 millones de personas tienen un seguro de decesos, el más contratado después de las pólizas de automóviles, sobremanera las personas de edad más avanzada. Este producto comenzó a popularizarse en España en los años de la posguerra.

Casi 21 millones de personas tienen un seguro de decesos, el más contratado después de las pólizas de automóviles

Las  floristerías son otro de los negocios que salen favorecidos en el mercado que nos ocupa. El día de Todos los Santos se encuentra entre las fechas señaladas para las floristerías, pero lo es cierto que la compra de flores para los cementerios es constante a lo largo de todo el año, con el crisantemo y el clavel acaparando casi el 80% de las adquisiciones.

Otros negocios en torno a la muerte: La “tanatoestética”

Etimológicamente, “tanato-“ significa muerte y  “estética”, literalmente, significa sensible. La unión de estas dos palabras griegas se produjo al comprender que una persona que desempeñaba este oficio normalmente tenían una sensibilidad por encima de la media.

Lo cierto es que por esa misma razón no hay muchas personas preparadas para dedicarse a esta profesión, por lo que está bien remunerada y es calificada por algunos como una de las pocas con futuro en tiempos de crisis económica y laboral.

Un servicio que opera las 24 horas del día, los 365 días del año. Un comercio con distintas vertientes que tiene garantizados a sus clientes. Morirse es un buen negocio según para quién.

Comentarios