sábado 27/11/21
PARQUE EÓLICO

Medio Ambiente devuelve a Industria el proyecto de ‘Céspedes’ por no ajustarse a la ley

La Consejería considera que el incumplimiento en la forma y el contenido impiden que se inicie la evaluación de impacto ambiental.

Plano del proyecto rechazado por la Consejería de Medio Ambiente
Plano del proyecto rechazado por la Consejería de Medio Ambiente

La Consejería de Medio Ambiente ha devuelto a la Consejería de Industria el expediente del parque eólico 'Céspedes', promovido por EDPR en Arcera (Valdeprado del Río), toda vez que "no se ajusta a lo contemplado en la legislación en vigor en materia de evaluación de impacto ambiental, ni en la forma, ni en el contenido", por lo que el proyecto "no puede iniciar la tramitación de la evaluación de impacto ambiental" (EIA).

Así consta en un documento de la Consejería fechado el 2 de diciembre y firmado por el director general de Medio Ambiente, el socialista Miguel Ángel Palacio, que ha hecho público este martes la Plataforma para la Defensa del Sur de Cantabria.

Para este colectivo, se trata de "una nueva y prevaricadora chapuza" de la Consejería de Industria, que pretendía iniciar la tramitación de la evaluación de impacto ambiental de dicho parque, afirma, "remitiendo un mínimo e indefendible expediente a la Consejería de Medio Ambiente".

Según la plataforma, el proyecto del parque 'Céspedes', hoy de 15 Mw., prevé en principio implantar cinco aerogeneradores modelo Vestas V112 con una altura de 175 metros, "equivalente a una torre de 60 pisos", 25 metros más que el "molino experimental" de Celada-Marlantes, e incluye además pistas de rodadura, dos líneas de alta tensión, una subestación eléctrica, otra meteorológica, entre otros elementos.

Según la Consejería de Medio Ambiente, que dirige la vicepresidenta y secretaria general del PSOE, Eva Díaz Tezanos, el expediente no cumple lo establecido en la Ley de impacto ambiental.

En el documento, al que ha tenido acceso Europa Press, se explica que el órgano sustantivo no aporta, junto al documento inicial del proyecto, una solicitud de determinación del alcance del estudio de impacto ambiental como exige la Ley 21/2013 de Evaluación Ambiental.

Además, según Medio Ambiente, el proyecto presentando "se opone a las determinaciones establecidas" en el Plan de Sostenibilidad Energética de Cantabria para el periodo 2014-2020, el conocido 'popularmente' como Plenercan, dado que dos de los cinco aerogeneradores previstos quedan emplazados en "zonas de exclusión", según el Plan, como son el LIC (Lugar de Importancia Comunitaria) ES1300013 del Río y Embalse del Ebro.

Se explica que de esta circunstancia "se deriva el incumplimiento" de la ley de aprovechamiento eólico de Cantabria, la 7/2013 de 25 de noviembre.

Por otra parte, la Consejería entiende que, a efectos de la tramitación ambiental, el proyecto 'Céspedes' debería ser evaluado en conjunto con el de Somaloma-Las Quemadas (Valdeprado del Río), que según la Plataforma tiene 13 molinos, y el de 'La Milla-El Horno', en Valdeprado y Valderredible, con 11 aerogeneradores.

Y es que, según se señala en el documento, dado que en las alternativas de evacuación propuestas por el promotor se baraja la posibilidad de que estos tres parques eólicos que EDP Renováveis está tramitando en el sur de Cantabria --y que juntos suman casi 100 Mw, según la Plataforma-- compartan infraestructuras para la evacuación de la energía generada, "a los efectos de la tramitación ambiental" deberían considerarse "un único parque eólico" y, por ello, "deberán ser evaluados conjuntamente, evitando así la fragmentación del proyecto".

La Consejería plantea en el que documento que, en base a esto último, si el conjunto del parque eólico tiene 50 o más aerogeneradores o tiene más de 30 MW o se encuentra a menos de 2 kilómetros de otro parque en funcionamiento, en construcción, con autorización administrativa o con declaración de impacto ambiental, con carácter previo a su autorización administrativa "Deberá ser objeto de evaluación de impacto ambiental ordinaria".

Así, en el documento se señala que, en base a los documentos aportados por el promotor, "no es posible asegurar que el proyecto de parque (que incluiría todas aquellas instalaciones que compartan infraestructuras de evacuación) finalmente debe ser objeto de evaluación de impacto ambiental ordinaria o simplificada".

Comentarios