domingo 25/7/21
SANTANDER

Más de la mitad de la plantilla de Carrefour rechaza la liberalización de horarios

260 trabajadores de la multinacional francesa en Santander registran mañana un manifiesto contra los domingos y festivos comerciales.

Los trabajadores denuncian la precariedad laboral provocada por la liberalización de horarios
Los trabajadores denuncian la precariedad laboral provocada por la liberalización de horarios

Más de la mitad del medio millar de trabajadores de los diferentes establecimientos de Carrefour en Santander, en concreto 260 empleados, han rubricado un manifiesto en contra de las aperturas comerciales en domingos y festivos y la liberalización de horarios que propicia la declaración de la capital cántabra como Zona de Gran Afluencia Turística.

Los empleados de Carrefour registrarán el documento este jueves, día 10, en las distintas instituciones públicas implicadas: el Parlamento de Cantabria, el Ayuntamiento de Santander y la sede del Gobierno de Cantabria.

Los trabajadores de Carrefour en Santander muestran en el manifiesto su rechazo a una liberalización de horarios y aperturas de los establecimientos comerciales que "en ningún caso genera riqueza para la comunidad autónoma, un aumento de ventas ni mucho menos un incremento de puestos de trabajo".

Por el contrario, el manifiesto denuncia que esta liberalización de horarios y de aperturas de los comercios en domingos y festivos "son un claro atentado contra la conciliación de la vida laboral y familiar de los trabajadores, que ven como cada día sus condiciones laborales se van empobreciendo".

Los trabajadores recuerdan que en 2014 el Ayuntamiento de Santander declaró Zona de Gran Afluencia Turística a todo el municipio, justificando la medida con un crecimiento de las ventas y el empleo que no ha traido más que destrucción y precarización del empleo. Quienes suscriben el manifiestos ponen como ejemplo de esta precariedad laboral a su propia empresa, a la que acusan de "haber aumentado la jornada laboral anual en 28 horas para cubrir sus necesidades en domingos y festivos, obligando a todos los trabajadores a prestar sus servicios de forma gratuita los fines de semana, aunque no viniera estipulado en sus contratos de trabajo".

"Carrefour no realiza más contrataciones ni genera más empleo para cubrir los fines de semana de apertura, simplemente ha reducido las horas de trabajo entre semana para pasarlas al fin de semana, convirtiéndolas en jornadas continuas partidas y aumentando con ello los trabajos a turnos", matiza el manifiesto.

En este sentido, agrega que "este sistema de  trabajo, que obedece a intereses económicos de las grandes empresas, no tiene en cuenta el bienestar de las personas y perjudica a la salud de los trabajadores, en especial con los turnos de trabajo, que provocan desajustes en el propio tiempo de trabajo, en el tiempo biológico y en el tiempo social, ya que excluye a los trabajadores de las pautas de la vida familiar y social".

Comentarios