viernes 25/6/21
GUARDIA CIVIL

Más de 35 años desactivando bombas, salvando vidas y termina expedientado por “defender a sus compañeros”

Ángel Iglesias Gajate, en el escenario de un atentado en Santoña | Foto: Facebook (David Iglesias)
Ángel Iglesias Gajate, en el escenario de un atentado en Santoña | Foto: Facebook (David Iglesias)

Más de 35 años desactivando bombas que se encontraban “en alguna parte de Cantabria”. Ese ha sido el trabajo de Ángel Iglesias Gajate en la Guardia Civil desde que en 1986 fue destinado a nuestra Comunidad Autónoma. Unos años en los que ha desactivado más de 50 artefactos, como señala su hijo David. Ahora, y por “defender a sus compañeros” e informar de las “incidencias” para que los agentes pudieran desarrollar su trabajo en las mejores condiciones, ha sido expedientado, con lo que podría perder no solo su especialidad como Técnico en Desactivación de Artefactos Explosivos (Tedax), sino su destino.

“Denunciar públicamente que los Tedax trabajando con robots y trajes de los años 80 no les gusta”, ha valorado

Iglesias Gajate es secretario general provincial en Cantabria de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y coordinador de los Tedax a nivel nacional. Y es su labor en AUGC la que le ha llevado a la actual situación. Según explica a eldiariocantabria.es, todo comenzó en noviembre de 2019, cuando denunció la falta de un comprobador de línea, pieza fundamental en la detonación controlada de explosivos. Este elemento se encontraba estropeado, y tras solicitarlo “tardaron en darlo 19 días”.

“La respuesta fue un expediente”, recuerda Iglesias Gajate, a lo que se suma que su departamento “emitió un informe diciendo que no era apto para el puesto”. Eso supuso una sanción de una semana de empleo y sueldo. Ahora, hace apenas una semana y tras estos años como la cara visible de la AUGC en Cantabria, se ha ido un paso más allá y los altos mandos de la Benemérita proponen la pérdida de especialidad y de destino.

No es por mala praxis. De hecho, “nunca me han puntuado mal”, señala este guardia civil. Todo viene, según explica, de “denunciar carencias como representante en la AUGC”. Y eso es algo que no gusta entre los altos mandos. “Denunciar públicamente que los Tedax trabajando con robots y trajes de los años 80 no les gusta”, ha valorado. Evidentemente, estos problemas de material “es más sensible” en la desactivación de explosivos “por la emergencia y el riesgo que supone”.

Ángel Iglesias Gajate | Foto: Facebook (David Iglesias)

“Es una política de acoso”, valora Iglesias Gajate, que recuerda que la Asociación solo lucha “porque los medios materiales sean de calidad”. Lo que está viviendo como secretario general no es ni nuevo ni único en Cantabria, es más, llega a decir que “es algo común en los representantes de la AUGC”. De hecho, señala que “hemos sido tres los secretarios generales expedientados” en Cantabria por pedir una mejora de material y de condiciones. En este sentido, recuerda el caso de los chalecos antibalas para las agentes, que supuso otro expediente para su predecesor. Y a esto se añade la situación de compañeros en otros puntos de España como en Huesca, donde a los representantes de esta Asociación se encuentran o se han encontrado en situaciones similares por “defender a sus compañeros”.

Iglesias Gajate considera que “es importante que el poder se dé cuenta de que estamos para mejorar la vida y el trabajo de los agentes”, en referencia a su trabajo dentro de la Asociación.

Ángel Iglesias Gajate durante una intervención en San Vicente de la Barquera Ángel Iglesias Gajate durante una intervención en San Vicente de la Barquera | Foto: Facebook (David Iglesias)

Su historia ha salido a la luz gracias a su hijo. David ha hecho una publicación en Facebook contando su historia, haciéndose viral en muy poco tiempo. El joven considera que “la triste realidad” es que los agentes de la Guardia Civil “no gozan de los mismos derechos que todos los ciudadanos tenemos”, y lamenta que “tras décadas de trabajar al límite en situaciones de máximo riesgo”, su padre pueda ser expulsado de los Tedax “solamente por defender a sus compañeros frente a los abusos de sus jefazos”.

“Obviamente, sería muy útil para ellos (los altos mandos) que el miedo por las represalias llegase a cuajar en todos aquellos guardias civiles que pelean por tener los mismos derechos que tú y que yo”, apunta en su publicación, en la que también denuncia la “persecución a nivel nacional” que sufre no solo Ángel Iglesias, sino otros dirigentes de la AUGC.

Comentarios