jueves 5/8/21
GASTRONOMÍA

Manjar de cuna cántabra venerado en el mundo entero

Plato de anchoas
Plato de anchoas

Las anchoas más veneradas y apreciadas las tenemos aquí, en Cantabria. Tierra de tradición pesquera e industria conservera, la costa cantábrica deja manjares que dan la vuelta al mundo. Así, comenzaron hace más de 60 años esta andadura por llevar a los paladares más internacionales la esencia cántabra la empresa familiar Conservas y Salazones Linda Playa, recientemente galardonada como industria agroalimentaria. Desde Colindres, miman, trabajan y exportan la anchoa dentro y fuera de nuestras fronteras.

Tres generaciones han pasado desde entonces, se han diversificado, pero no han perdido el carácter de antaño, pues la calidad del producto cantábrico es la misma e inigualable. En este afán por reinventarse han dado nuevas dimensiones a la anchoa de ‘toda la vida’, creando incluso un nuevo aroma, la auténtica anchoa del cantábrico con un toque picante. Actualmente siguen dando respuesta a las necesidades del mercado nacional e internacional, principalmente el Italiano, con un producto que cuenta con el sello internacional IFS y de Calidad controlada y que avala su producto como materia prima del Mar Cantábrico Anchoa capturada en costera de primavera y elaborada íntegramente en Cantabria. 

Anchoa

Todo empieza en el puerto con la selección minuciosa de la anchoa del cantábrico, para, posteriormente transportarse a las instalaciones donde se someten al proceso de eviscerar y limpiar la anchoa y la elaboración artesanal tal y como lo hacían las generaciones predecesoras. Treinta personas expertas dedicadas a la elaboración artesanal de la Anchoa y especializadas en la Anchoa del Cantábrico dan gusto a los productos que salen a la mesa para el disfrute de todos. 

Un manjar con cuna en Cantabria y valorado internacionalmente.

Comentarios