jueves 15/4/21
SERVICIOS SOCIALES

La lista de espera en Dependencia sigue aumentando en Cantabria a pesar de ser la que más invierte

Con 7.683 euros de media por beneficiario, Cantabria es la segunda comunidad autónoma que mayor cantidad destina al Sistema de Atención a la Dependencia, solo superada por el País Vasco. Sin embargo, en 2017 el Limbo de la Dependencia aumentó en 385 personas, alcanzando el 22,6%.

La región aprueba con una puntuación de 5,36 en la aplicación de la Ley de la Dependencia.

Cantabria ha dejado de recibir 54,6 millones en los últimos seis años por los recortes estatales en el sector, con los que se hubiera podido atender a 1.268 personas más y generar 224 empleos directos.

Cantabria registra una de las notas más bajas de España en atención a la dependencia
Cantabria aprueba en Dependencia con una puntuación de 5,36 en la aplicación de la Ley de la Dependencia

Cantabria destina 7.683 euros de media al año a cada beneficiario del Sistema de Atención a la Dependencia, casi mil euros por encima de la media estatal (6.665), según los datos que arroja el informe del Observatorio de la Dependencia realizado por la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales. La región cántabra se coloca así segunda en gasto por dependiente, solo por detrás del País Vasco (7.699 euros, 16 más que Cantabria)

Además, durante el pasado año la comunidad autónoma registró un incremento de beneficiarios del Sistema tras un largo estancamiento mantenido desde hace cinco años, situándose en 15.283 beneficiarios (1.913 más que el año anterior, +14,3%). Sin embargo, el Limbo de la Dependencia aumentó en 385 personas en 2017, alcanzando el 22,6% en Cantabria.

A pesar de la partida destinada, las empresas de la dependencia en Cantabria advertían en el mes de marzo que los recortes podían poner en peligro el sistema. En declaraciones recogidas por Cadena Ser, desde FED Cantabria aseguraban que es necesario revisar los precios de las plazas concertadas en las residencias de mayores.

El Limbo de la Dependencia aumentó en 385 personas en 2017

Por su parte, el informe del Observatorio de la Dependencia destaca el incremento de servicios durante 2017 que ha registrado en Cantabria, donde crecieron más de un 20%, especialmente los residenciales (+790), centros de día (+243) y ayuda a domicilio (+147), aunque también se incrementó la teleasistencia (+298). En conjunto, expone, los servicios se incrementaron el doble que las prestaciones económicas de cuidados familiares (+713).

Gracias a esa apuesta por los servicios -afirma- Cantabria generó en 2017 más de 500 empleos directos vinculados al Sistema de Atención a la Dependencia. No obstante, la capacidad de generación de empleo del Sistema en Cantabria (23 por millón invertido) sigue estando, según señala el informe, "muy por debajo de la media" (36), debido a que el peso de las prestaciones económicas representa casi la mitad de la oferta del Sistema.

El informe resalta que, con un peso tan elevado de las prestaciones económicas, los costes unitarios del Sistema en Cantabria sean muy superiores a la media: 1.058 € más coste/año por habitante (+15,3%) y 68,58 € más por personas atendida (+52,9%).

Cantabria aprueba en Dependencia con una puntuación de 5,36 en la aplicación de la Ley de la Dependencia

De cualquier manera, Cantabria aprueba en Dependencia con una puntuación de 5,36 puntos en la aplicación de la Ley de la Dependencia en 2017, por encima de la media estatal (4,62) y de otras nueve comunidades y de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, tras registrar una "evolución positiva" en el último año.

CANTABRIA APORTA EL 84% DE LA FINANCIACIÓN PÚBLICA

En 2017, el Gobierno regional ha contribuido con más de 111,6 millones de euros al mantenimiento del Sistema de Dependencia en su territorio, lo que supone un 84% del Gasto Público total, mientras la AGE contribuye con 20,6 millones (apenas el 16% del gasto público), si bien esta última obtiene unos retornos -vía impositiva- superiores a los 48,9 millones de euros.

Asimismo, la región cántabra ha dejado de recibir 54,6 millones en los últimos seis años por los recortes estatales. Con el recorte de la AGE en 2017 (-9,7 millones) se hubiera podido atender a 1.268 personas más y generar 224 empleos directos.