lunes 18/10/21
TRIBUNALES

El juicio al conductor que embistió el coche de dos jóvenes que fallecieron se celebrará del 23 al 25 de noviembre

Estado en el que quedó el coche de las jóvenes tras el impacto | Foto: Bomberos de Santander
Estado en el que quedó el coche de las jóvenes tras el impacto | Foto: Bomberos de Santander

El juicio por el accidente de tráfico en la rotonda de Corbán, en Santander, que tuvo lugar el pasado verano y en el que fallecieron dos chicas jóvenes, se celebrará el próximo mes de noviembre. En concreto, se desarrollará los días 23, 24 y 25, a partir de las 9:30 horas en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria, según ha podido saber Europa Press de partes personadas.

El fiscal pide seis años de prisión y nueve de privación del carné al conductor que embistió al turismo en el que viajaban las víctimas, ambas de 28 años. Imputa a E.L., de 36 años, dos delitos de homicidio por imprudencia graves y otro contra la seguridad vial por conducción con temeridad manifiesta, en concurso de normas con dos delitos contra la seguridad vial, por circular bajo la influencia de bebidas alcohólicas y por superar en más de 60 kilómetros por hora la velocidad permitida en el lugar, según la acusación pública.

El siniestro se produjo el 26 de julio de 2020 sobre las 20:30 horas cuando el coche del acusado embistió el turismo en el que viajaban las dos jóvenes, que resultaron heridas muy graves. La copiloto, que sufrió el "primer impacto", falleció al día siguiente del suceso en el Hospital Valdecilla, al que fue trasladada y donde permanecía ingresada junto a la conductora, que murió casi un mes después.

El vehículo en el que iban volcó y ambas quedaron atrapadas en su interior, por lo que tuvieron que ser excarceladas por bomberos municipales. Al lugar se desplazó también una patrulla de la Policía Local y dos ambulancias de soporte vital avanzado (SVA), una de Santander y otra de Astillero, para valorar, estabilizar y trasladar a Urgencias a las víctimas.

El conductor implicado duplicó la tasa de alcohol y fue detenido por un supuesto delito contra la salud pública. Después, quedó en libertad provisional con la obligación de comparecer los días 1 y 15 y con retirada del carné de conducir. El informe elaborado por la Guardia Civil de Tráfico de Madrid concluyó que el vehículo bajaba por la calle Julio Jaurena a 113 kilómetros por hora, y que en el momento de la colisión en la rotonda de Corbán la velocidad era de 79 km/h.

Comentarios