sábado 21/5/22

La Guardia Civil de Cantabria ha intervenido más de 600 metros de red para pesca furtiva cerca de la costa en la zona de Val de San Vicente. En ella, estaban atrapados centollos, cachones y otros peces y dos marrajos.

Los centollos, que se encontraban vivos, fueron devueltos al mar

Los centollos, que se encontraban vivos, fueron devueltos al mar, mientras que el resto del pescado que estaba en condiciones para su consumo fue entregado a la entidad benéfica Hogar Belén de Santander. No se descarta que la red, que carecía de señalización, llevara tiempo en el mar, por el estado de descomposición de alguno de los peces atrapados en ella, según ha informado el instituto armado.

Los hechos ocurrieron el pasado lunes, pasadas las 20:00 horas, cuando desde una de las patrulleras del Servicio Marítimo de la Guardia Civil que realizaba servicio de vigilancia y prevención del furtivismo, observaron una botella de plástico que podía estar señalizando la existencia de una red.

La Guardia Civil está investigando para determinar al responsable de la colocación de la red, que ha sido intervenida a disposición de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria.

Comentarios