martes 7/12/21

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil ha intervenido en el puerto de Santoña unas 4.000 pulperas, tubos de plástico utilizadas para la pesca “ilegal, incontrolada y masiva” de pulpos. Las pulperas han sido precintadas y puestas a disposición de la Dirección General de Pesca del Gobierno de Cantabria, mientras la Guardia Civil continúa la investigación con el fin de averiguar quiénes las han podido usar para la pesca o tenerlas a bordo de embarcaciones, lo que constituye infracción grave, con sanciones que pueden ascender a 6.000 euros.

Según ha informado en un comunicado la Guardia Civil, el pasado mes de octubre una patrullera del Servicio Marítimo de la Guardia Civil con base en Vizcaya intervino una línea de tubos de plástico para la pesca de pulpos que se encontraba fondeada a una milla de la Punta del Ahorcado, frente a Santoña, adonde fue trasladada y recogida por el Servicio de Inspección de Pesca. En indagaciones posteriores conjuntas entre los Servicios Marítimos de la Guardia Civil de Cantabria y Vizcaya, se encontraron en el puerto de Santoña gran cantidad de tubos de las mismas características a los incautados. Dado que las primeras indagaciones no arrojaron resultados sobre la identidad del propietario de estas pulperas y ser un arte de pesca no permitido en Cantabria, la Guardia Civil procedió al precinto de las mismas y a informar a la Dirección General de Pesca. Puertos de Cantabria procedió a retirar ayer lunes los tubos, que trasladó a instalaciones del Gobierno de Cantabria, donde quedaron en depósito. Según la Guardia Civil, con esta actuación se ha podido evitar que esta gran cantidad de pulperas volvieran nuevamente al mar, lo que conllevaría la captura ilegal e incontrolada de pulpos y otras especies.

Comentarios