martes 7/12/21
SANTANDER

La inseguridad de los vecinos de La Albericia

El incendio de un local de madrugada pone de manifiesto el temor con el que conviven algunos vecinos, que no han recibido respuesta de la policía municipal.

La taberna Bolillón se ha incendiado en la madrugada del miércoles
La taberna Bolillón se ha incendiado en la madrugada del miércoles

El barrio de La Albericia lleva sufriendo el abandono del Ayuntamiento y los servicios públicos durante varios meses, y muchos vecinos han denunciado la inacción por parte de la Policía Municipal. De hecho, ha tenido que ser el incendio de la taberna Bolillón el detonante para que los cuerpos de seguridad actúen ante las demandas vecinales.

Pero el miedo con el que viven está provocado por la inseguridad que, desde hace un año aproximadamente, tienen los vecinos ante la actitud de algunas familias que se han mudado al barrio.

Según han explicado algunos de los afectados de La Albericia, “utilizan la vía pública como si fuera suya”. Los cuerpos de seguridad no se han movilizado hasta el incidente de la taberna Bolillón, a pesar de que algunos vecinos ya han llamado varias veces denunciando la situación e, incluso, daños materiales a sus propias viviendas. Uno de ellos, de hecho, ha visto cómo el techo de su casa se ha venido abajo ante el peso de algunos niños que se suben desde otros edificios. La respuesta de la policía, en estos casos, ha sido exigir por escrito la denuncia.

Las llamadas se produjeron durante el pasado mes de septiembre durante dos semanas. Las primeras reacciones de la Policía Municipal se limitaron a registrar las llamadas. No fue hasta la tercera petición cuando el cuerpo sugirió la presentación de un escrito en el que se dejara constancia de lo que requerían los vecinos.

“Estamos desamparados”, ha explicado uno de los afectados, quien ha revelado que “muchos no denuncian por miedo”. Además, ha criticado que “la Policía Municipal no hace caso” a las llamadas vecinales, que demandan una actuación inmediata para eliminar la basura de las calles y aporten seguridad al día a día de los vecinos.

Uno de los casos que destacan es la ocupación de la vía pública, en la que se aparcan los vehículos en doble fila y se dificulta no solo el paso de los viandantes, sino la entrada de otros coches a las calles secundarias. “Pasa la policía y no hacen nada”, ha insistido otro vecino, que achaca la falta de iniciativa a que las denuncias no llegan desde la comunidad, “solo de algunos vecinos”.

Basura y ratas

Pero de lo que más se quejan los santanderinos es de la falta de higiene y salubridad. Según han explicado, las calles secundarias en las que solo entran vehículos para carga y descarga, se utiliza como un vertedero particular. A través de ventanas y puertas se arroja basura y se depositan muebles. A esto se suma la poca frecuencia en la recogida de basuras, lo que está provocando que se formen nidos de ratas.

Otro de los vecinos ha asegurado que en una de esas calles se ha intentado poner un poste metálico para evitar que se aparquen vehículos en la entrada, pero tras varias semanas ha aparecido doblado.

El último caso de esta sucesión de quejas ha sido el incendio del local que, según la Policía Nacional, se debe a un conflicto entre un hombre de nacionalidad rumana y otro de etnia gitana, que protagonizaron una pelea en la que este último salió perdiendo.

A raíz de este acontecimiento, los familiares se presentaron en el local amenazando al propietario para pedir información sobre el agresor. En base a esto, la Policía está investigando la relación entre la reyerta y el incendio, que se ha producido en la madrugada de este miércoles y que ha provocado importantes daños al establecimiento.

Comentarios