sábado 31/7/21
LABORAL

Siete imputados por la muerte del trabajador de las obras de Valdecilla que falleció aplastado por una bobina en 2015

El Juzgado de Instrucción número 2 de Santander aprecia “indicios bastantes” de un supuesto delito de homicidio imprudente.

El jefe de obra y el coordinador de seguridad y salud de los trabajos de ampliación del hospital son imputados también por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores.

valdecilla
Trabajadores de las obras de Valdecilla, tras el siniestro

El Juzgado de Instrucción número 2 de Santander ha imputado a siete personas, responsables o trabajadores de empresas de las obras del Hospital Valdecilla, por el fallecimiento del trabajador que murió aplastado por una bobina en marzo de 2015. El auto del juzgado recoge que de las diligencias practicadas se desprenden “indicios bastantes” para imputar a esas siete personas por un supuesto delito de homicidio imprudente. Además, a dos de ellas se las imputa también por un presunto delito contra los derechos de los trabajadores. Se trata del jefe de obra, bajo cuya dirección inmediata la Unión Temporal de Empresa (UTE) Valdecilla ejecutó los trabajos de ampliación del hospital, y del coordinador de seguridad y salud de las obras.

El obrero fallecido, de origen senegalés, trabajaba para una empresa subcontratada y se encontraba realizando tareas de acopio de materiales en la plaza norte junto a un compañero, a la espera de ser recogidos por la grúa y trasladados a la terraza del edificio norte. En la misma plaza se encontraban otros dos trabajadores de otra empresa también subcontratada, que realizaban trabajos en la grúa bajo la dirección de un tercero perteneciente a otra empresa y, según el auto, a pesar de no haber recibido formación alguna por parte de su compañía, enlazaron a la grúa una bobina de cable de 210 kilos de peso. El gruista izaba la bobina hacia la terraza del edificio norte cuando, al pasarla sobre el lugar donde se encontraba el obrero senegalés que esperaba su turno para poder cargar materiales, la sujeción de la bobina se abrió y cayó sobre el trabajador, provocando su muerte.

El auto del Juzgado de Instrucción número 2 de Santander, contra el que cabe recurso, relaciona el siniestro con factores como la realización de tareas por trabajadores no autorizados para ello y sin formación específica para ello, la elevación de cargas sin haber adoptado las medidas necesarias para evitar la presencia de trabajadores bajo ellas y la falta de precauciones relacionadas con los trabajos.