jueves 17/6/21
CORONAVIRUS

Hosteleros ven “precipitada” la desescalada y reclaman medidas para evitar que 85.000 locales terminen cerrando

Restaurante La Farola
Restaurante La Farola

Los hosteleros caminan por un fino alambre en el que un paso en falso puede llevarles a un final indeseado no solo para ellos, que verían cerrados sus medios de subsistencia, sino para una sociedad cuya economía se basa, en gran parte, en lo que generan estos establecimientos tanto económica como laboralmente. El anuncio de este martes de las medidas de desescalada por parte de Pedro Sánchez no ha disipado las dudas en las que viven desde que se decretara el estado de alarma, como algunos de los empresarios y autónomos explicaron a este medio el pasado sábado 25 de abril. Más bien al contrario, la incertidumbre y el desasosiego puede que incluso hayan aumentado.

Y es que, como han señalado este miércoles, el plan de desescalada del Gobierno de España, aunque se plantea con unos plazos “razonables” en lo que a las aperturas se refiere, las medidas previstas son “precipitadas”, y deberían acompañarse de otras de carácter económico, laboral y sanitario. De no ser así, independientemente de las fechas y la gradual apertura, el cierre podría terminar afectando a 85.000 negocios en Cantabria, un 30% del total.

Son datos ofrecidos por la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria (AEHC), cuyo presidente, Ángel Cuevas, urge protocolos de higiene y seguridad a seguir en los establecimientos y considera que retomar la actividad antes de que estén es "una metedura de pata gigante" que supone "poner el carro delante de los bueyes", según ha manifestado a Europa Press. Tras el avance de las fases para volver a la 'normalidad" y a la espera de la publicación del Real Decreto en el Boletín Oficial del Estado (BOE), en una primera valoración la AEHC considera "precipitadas" las medidas acordadas. También lamenta "falta de consenso" con el sector y ve "muchas incógnitas todavía por despejar".

"Necesitamos garantías para volver a la actividad de manera que se salvaguarde la subsistencia de los negocios hosteleros. El plan de desescalada anunciado genera mucha preocupación en el sector, por la falta de medidas que lo complementen y que permitan una certeza en la continuidad del funcionamiento de sus negocios, con su actividad normal seriamente afectada", sostiene en un comunicado la asociación empresarial. Así las cosas, si el Ejecutivo no aclara algunas de las medidas adelantadas el martes y que resultan "confusas" -como el porcentaje de la reducción del aforo en las terrazas- el cierre de establecimientos podría ascender hasta el 30%, lo que equivale a alrededor de 85.000 locales.

INVIABLE

"Las medidas propuestas por el Gobierno en esta desescalada nos han causado sorpresa e indignación", manifiesta el colectivo empresarial a través de su máximo representante, para quien limitar la ocupación de terrazas al 30% resulta "inviable". "No se puede abrir un local solo con las terrazas y a este aforo, puesto que hay que mantener los locales abiertos, con todo lo que eso supone, por lo que no daría ni para pagar la luz", precisa Cuevas.

Pero, a su juicio, "lo más indignante" es que se hable de apertura sin haber concretado antes "ninguna" de las medidas necesarias para que el sector "siga vivo". "No nos han dicho ni en qué consiste la flexibilidad de los ERTE, ni han anunciado definitivamente la derogación de la cláusula de los ERTE sobre el mantenimiento del empleo en los seis meses siguientes a la apertura, ni las medidas de financiación para los pequeños empresarios", se queja el portavoz del sector.

También lamenta que no sepan "nada" de los microcréditos que han pedido, ni de la suspensión del pago de los alquileres "que tanto está ahogando a tantos establecimientos hosteleros". Por todo lo anterior, piden que el Gobierno establezca condiciones en relación a los Expedientes de Regulación de Empleo Temporal, pues resulta "imposible" mantener las cifras de empleo anteriores a la crisis del Covid-19 durante los seis meses siguientes a la reapertura "con las condiciones de la 'nueva normalidad'", más en un sector con una actividad "muy estacional", en el que los negocios se van a ver "duramente afectados" por la bajada del turismo y el aforo limitado.

Cuevas también pide "garantías económicas", como las exenciones fiscales y de tasas municipales, además de las líneas de financiación, que "continúan siendo insuficientes".

MEDIDAS

Y tras insistir en que no disponen de una guía que permita aplicar las medidas higiénico sanitarias -que "aún desconocemos"-, desde la AEHC solicitan al Gobierno disponer de equipos de protección individual (EPI) e hidrogeles necesarios para que los más de 300.000 establecimientos de hostelería puedan retomar la actividad a partir del próximo lunes, 4 de mayo.

"Sin todas estas medidas, no vamos a poder abrir de ninguna manera en estas condiciones, al no poder contar con un periodo de ajuste que nos proteja de la caída de actividad y empleo, lo cual desembocaría en el cierre de miles de establecimientos", avisan los hosteleros para finalizar.

Comentarios