domingo 28/11/21

Los miembros de la Junta Directiva de la Asociación de Hostelería de Cantabria se han concentrado este martes a la entrada del Parlamento, donde hoy se aprobarán las cuentas regionales para el próximo año, para reclamar al Gobierno PRC-PSOE que, al menos, destine 30 millones de euros de ayudas al sector para hacer frente y paliar "la sangría seria" de negocios que vendrá, según han dicho, a partir de ahora.

"Veremos qué empresarios llegan a la Semana Santa", ha aseverado el presidente de la Asociación de Hostelería de Cantabria, Ángel Cuevas, en declaraciones a Europa Press.

Cuevas ha señalado que los 30 millones que reclaman los hosteleros suponen un 1% de los Presupuestos regionales que se aprobarán este martes en la Cámara y que ascienden a 3.076 millones.

El presidente de los hosteleros ha señalado que lo que piden "es poco" y está por debajo de lo que precisaría el sector, que estima que necesitaría ayudas por más de 100 millones, si bien ha reconocido que en los momentos que corren "sería suficiente" y permitiría a cada negocio contar con 3.500 o 4.000 euros para intentar llegar a la próxima temporada.

Cuevas ha indicado que lo que ha recibido el sector hasta ahora "no cubre ni un 15% de los gastos generales", algo "insuficiente" e inferior a lo que reciben los hosteleros en algunos territorios de España. Respecto a futuras protestas como las que vienen organizando los hosteleros, Cuevas ha explicado que la Junta Directiva de la Asociación se reúne todas las semanas e "irá valorando" las acciones a desarrollar.

EXPLICACIONES "INSUFICIENTES"

Por otra parte, el presidente de los hosteleros también se ha referido, a preguntas de esta agencia, a las explicaciones ofrecidas ayer en el Pleno del Parlamento por el vicepresidente regional, Pablo Zuloaga (PSOE), sobre la polémica comida celebrada con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y representantes de las instituciones cántabras en la Filmoteca regional el pasado 3 de diciembre.

Por esta comida, los hosteleros pidieron hace unas semanas la dimisión del propio Zuloaga y del consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez (PSOE), al considerar se reunieran 11 personas en el interior de dicha instalación en un momento en que los establecimientos hosteleros están cerrados era una muestra de "desprecio".

Cuevas ha considerado "insuficientes" las explicaciones de Zuloaga, que enmarcó la comida dentro de una "reunión de trabajo" y negó que se hubieran incumplido las medidas sanitarias.

Sin embargo, según Cuevas, los hosteleros "siguen pensando exactamente lo que pensaban" acerca de la comida y creen que "hasta por decencia" y "respeto" al sector no tendría que haberse celebrado de la forma en que se hizo.

Comentarios