jueves. 07.07.2022

Es sabido que las salas de cine llevan años encadenando una crisis detrás de otra. Como sucede siempre en materia de crisis, seguramente que serán varias las causas que se confabulan contra la supervivencia de las salas de cine. Los videoclub, hoy reducidos a la mínima expresión, las operaciones urbanísticas, las crisis económicas, las plataformas que ofrecen multitud de películas y series para ver en pantallas de televisión cada vez más grandes y el cambio en las costumbres sociales se han venido dando el relevo para atosigar sin descanso a tan entrañables locales, donde se guarda el secreto de la linterna mágica.

En Torrelavega, muchos recordarán aún el Cine Avenida, junto a la FEVE, o el Cine Coliseum Garcilaso, en la calle Ruiz Tagle, de los que hoy no queda ni una piedra. Más tiempo sobrevivió el Cine Concha Espina, hoy reconvertido en Teatro Municipal Concha Espina, referente de primer orden de las artes escénicas para Torrelavega y toda su zona de influencia.

Después abriría el Cine Pereda, en la calle del mismo nombre, donde hoy debe de continuar durmiendo el sueño de los justos. Cuando las salas de cine se defendieron de los sucesivos embates haciéndose más pequeñas, irrumpieron en la calle José Posada Herrera, junto a Cuatro Caminos, los minicines Arlequín, que durante unos años entretuvieron el ocio de los torrelaveguenses. Más recientemente, en Sierrapando, hemos asistido a la experiencia efímera y exótica de un autocine.

Paulatinamente, todas estas salas han ido desapareciendo, para desgracia de cinéfilos y del público en general. Lo cierto es que hoy en Torrelavega, una ciudad con más de 50.000 habitantes, solo es posible ir al cine en una sala, la de la Casa de la Cultura, en la Avenida de España.

Los jueves se proyectan en esta sala películas de la Filmoteca de Cantabria, con cintas de interés cultural, más bien ajenas a los circuitos comerciales. Los fines de semana, viernes, sábados y domingos, se exhiben películas más comerciales, habitualmente en tres sesiones cada uno de estos días.

Este fin de semana se encuentra en cartel El buen patrón. La película promete, nada menos que el director León de Aranoa y el actor Javier Bardem, nuevamente juntos tras 20 años de Los lunes al sol. Alguien que la ha visto me ha dicho que es una película excepcional en la que confluyen, sin estridencias, la denuncia social, el drama, el suspense y la comedia.

Tal vez por eso tiene 20 nominaciones a los Premios Goya y ha sido seleccionada como representante española para los premios Oscar como mejor película internacional. Como vivo en Torrelavega, podría ir caminando hasta la Casa de Cultura para ver la película, pero mucho me temo que ya no quepa ni una aguja en la única sala de cine de la capital del Besaya.

Comentarios