martes 19/10/21
ECONOMÍA

El Gobierno podría sentarse en el banquillo si financia al Racing

Manos Limpias advierte que cualquier forma de invertir en el club puede constituir un “delito de malversación”, algo que denunciará ante los tribunales de llevarse a efecto.

Los servicios jurídicos públicos se harán cargo de la defensa de Cantur
Manos Limpias podría denunciar al Gobierno si éste invierte dinero público en el Racing

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, defendía el pasado jueves que el Racing de Santander aporta a la región 2,6 millones de euros anuales en concepto de impuestos. Era su forma de justificar que el Ejecutivo cántabro salve al club verdiblanco, aunque no con financiación directa. De hecho, el propio Presidente ha reiterado en varias ocasiones su negativa a invertir un solo euro. Situación distinta es el patrocinio, ya sea del Gobierno o de alguna de las empresas públicas, como la del Año Jubilar Lebaniego. O tal vez no.

El sindicato Manos Limpias Cantabria, que ya ha amenazó con denunciar al Gobierno de Cantabria por sus patrocinios al Racing, ha asegurado que no dudará en llevar ante los tribunales al Ejecutivo en caso de que finalmente se materialice una aportación pública, “cualquiera que sea la forma que se instrumente”, alegando que podría ser un “delito de malversación”.

Este tipo de patrocinios, “en todas sus modalidades, están taxativamente prohibidos por la Unión Europea”

En un comunicado aseguran que, aunque el contrato de Patrocinio con el club de fútbol “se someta a votación” en el Parlamento regional, “ello no altera el carácter fraudulento” de dicho contrato. El sindicato se muestra convencido, además, de que la votación “no saldrá adelante”. A este respecto, Ciudadanos ya ha anunciado su voto en contra al considerar que “si no hay dinero para unas iniciativas que repercutan en la mejora de los servicios de los cántabros, se entiende que no lo haya para firmar este convenio con el Racing de Santander”.

La posible denuncia de Manos Limpias se sustenta en varios aspectos. Por un lado, ha asegurado que este tipo de patrocinios, “en todas sus modalidades, están taxativamente prohibidos por la Unión Europea (UE)”, pues afectan a la libre competencia. De hecho, “solo se da en España”, estando “severamente castigada” en otros países de nuestro entorno.

En este sentido, ha recordado que la UE “tiene abiertos diversos Expedientes Sancionatorios” contra clubes españoles. Entre los motivos está la recepción de “ayudas públicas” mediante avales similares “a lo que se pretende hacer aquí”.

Artificios contractuales

A juicio de la representación regional de Manos Limpias, el Gobierno trata de “encubrir el aval público” con “artificios contractuales”, algo que consideran que “no obsta al carácter fraudulento” de esta iniciativa por varios motivos.

“El presidente Revilla dejó clara su voluntad de ayudar al Racing ya desde agosto”, ha argumentado el sindicato, lo que según el sindicato queda reflejado en varios informes y actitudes del Ejecutivo.

“Son muchas las evidencias que desvelan la ayuda a una entidad deportiva” como el Racing, “en detrimento de otras tantas y demás deportistas", denuncia Manos Limpias

De hecho, señalan que el propio club, en la modificación del convenio presentada el 9 de septiembre de 2015, habla del cumplimiento con el “Contrato de Patrocinio con el Gobierno de Cantabria, pero no con ninguna entidad privada”.

A esto se añade que “se han realizado diversos informes jurídicos ad hoc por el Racing para justificar el imposible, la rentabilidad publicitaria”. Manos Limpias se pregunta, en este sentido, si existe un “Informe de los Servicios Jurídicos del Gobierno de Cantabria respaldando la operación con los riesgos de Expediente en la UE”.

“Si tan rentable es o va a ser, se supone que tendrán una importante demanda, ante semejante negocio”, ha opinado la agrupación.

Manos Limpias termina por considerar que “son muchas las evidencias que desvelan la ayuda a una entidad deportiva” como el Racing, “en detrimento de otras tantas y demás deportistas, en contra de la opinión mayoritaria de la ciudadanía de Cantabria, tal y como reflejan las encuestas”, y considerando que existen otras prioridades.

Por todo ello, el sindicato ha advertido de que, “de llevarse a efecto”, y sea en la forma que sea, este posible delito de malversación “no quedará, como parece que se pretende, diluido aunque se haga a través de una sociedad distinta o aduciendo la participación de entidades privadas, si los fondos salen de cuentas públicas”.

Mucha opacidad

Manos Limpias también hace referencia a un informe de Transparency International España realizado en 2015 sobre la transparencia de los clubes de fútbol españoles. En el ranking, integrado por 41 equipos y liderado por Eibar y Real Madrid (ambos con 100 puntos), el club cántabro está en el puesto 36 con 15 puntos, solo cinco por encima del equipo menos transparente, el Betis.

Pero además, “en los apartados de ‘transparencia económico-financiera y contrataciones’ el Racing tiene 0 puntos”, ha incidido el sindicato.

17,5 millones

Precisamente este jueves se hacía público el informe del Tribunal de Cuentas del ejercicio de 2013, en el que además de concluir que Cantabria incumplió su propia Ley de Finanzas, confirmaba que el Ejecutivo regional, a lo largo de los años, había invertido 17,5 millones de euros hasta el 31 de diciembre de 2012, todo en concepto de “compra de marcas y derechos federativos".

El Instituto de Finanzas de Cantabria, que había adquirido a CEP Cantabria la posición de bonista único del Fondo de Titulización mediante el que se financió la operación, reconoció en 2013 el deterioro total del derecho de crédito cedido al Fondo (11,8 millones de euros, incluyendo intereses), debido a su "dudosa recuperabilidad", dice el Tribunal, al haber acordado en enero de 2014 el Consejo de Gobierno autorizar la incoación de expediente de resolución del convenio de colaboración entre el Gobierno de Cantabria y el Real Racing Club de Santander, SAD, mediante el cual se articulaban las subvenciones que servían de garantía a dichos créditos.

Comentarios