lunes 18/10/21
INDUSTRIA

El Gobierno fija un plazo de 18 meses para que la actividad regrese a las minas de zinc del Besaya

El proyecto, de resultar rentable para las adjudicatarias que ya pueden empezar a realizar sondeos de exploración del subsuelo, podría generar unos 1.200 empleos directos y 2.000 inducidos para los próximos 20 o 25 años, y tener beneficios para el Puerto de Santander, el transporte y otras industrias.

Mina de zinc en Reocín
Mina de zinc en Reocín

Las seis empresas adjudicatarias de los derechos de los terrenos de las minas de zinc del Besaya podrán iniciarán "ya" con los sondeos de exploración del subsuelo y las primeras labores de explotación podrían comenzar en 18 meses.

Así lo ha señalado este lunes el consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín, tras la adjudicación por parte de su departamento de todas las cuadrículas de terreno de las minas de zinc, que se repartirán finalmente entre las seis compañías que se presentaron.

En el caso de las minas de zinc del Besaya, el Gobierno convocó dos concursos, uno para los registros mineros caducados de la zona oriental (Torrelavega, Reocín, Cartes, Santillana del Mar y parte de Alfoz de Lloredo, Cabezón de la Sal, Suances, Mazcuerras) y otros para la occidental (Udías, parte de Alfoz de Lloredo, Ruiloba, Comillas y Cabezón de la Sal).

Con la adjudicación llevada a cabo han quedado definidos, según ha explicado Martín, los derechos de prelación en cada zona, resultando las principales beneficiarias la empresa canadiense Emerita Resources, a través de su filial Cantabria del Zinc, en la zona oriental, y la australiana Slipstream Resources en la occidental.

Las otras compañías que han conseguido derechos sobre los terrenos son Apia XXI (Louis Berger), Atalaya Riotinto (Atalaya Minign), Hormisa, del grupo Sadisa, y Áridos y Hormigones del Deva, del grupo Candesa.

El consejero ha explicado que ahora las empresas pueden comenzar a realizar "desde mañana" mismo sus sondeos, que podrían prolongarse entre 8 y 24 meses, aunque Martín se ha mostrado "seguro" de que las compañías "van a ser muy rápidas" en realizar estas exploraciones a la vista de los altos precios del zinc en el mercado.

Si tras estos estudios las empresas adjudicatarias consideran que el proyecto de explotación puede ser rentable tendrán que presentar sus planes y solicitar los correspondientes permisos de explotación, algo que, según el consejero, podría comenzar a suceder en aproximadamente un año.

Con estos plazos, el consejero considera que "no es nada descabellado" pensar que los primeros permisos de explotación podrían concederse dentro de unos 16 meses y las primeras labores comenzar en 18.

PROYECTO INDUSTRIAL

Martín ha insistido en que la explotación de las minas de zinc del Besaya podría ser el "proyecto industrial del próximo decenio en Cantabria", que podría generar unos 1.200 empleos directos y 2.000 inducidos para los próximos 20 o 25 años y tener beneficios sobre el tráfico del Puerto de Santander; el transporte y otras industrias.

Además, el consejero prevé un proceso de explotación "modélico", dado que es bajo tierra y, por tanto, ha señalado que no tendrá "efectos visibles".

Y en cuanto a las labores de exploración, que pueden comenzar "ya", Martín ha destacado que en ellas se emplearán "las mejores técnicas disponibles" y serán llevadas a cabo "por las mejores empresas". Por ello, ha deseado que se inicien "cuanto antes mejor".