martes 26/10/21
entrevista

"La gente está tomando más conciencia de las necesidades de las personas con diversidad funcional"

Carlos Sanchís sufrió un accidente de tráfico a los 18 años. Desde entonces, y en su silla de ruedas, se ha implicado con el deporte. Este año realiza la vuelta a España en cicloturismo. "Hago este tipo de viaje porque ya hice el Camino de Santiago en solitario en 2013. En 2014 me fui desde Alacuás hasta la Selva Negra, 2.000 kilómetros en solitario cruzando Francia, Italia, los Alpes Suizos".

IMG_5565
Calos Sanchís, de Valencia, 42 años. A los 18 tuvo un accidente de tráfico que le produjo una lesión permanente irreversible, y desde entonces está mucho en la actividad con el deporte

Calos Sanchís, de Valencia, 42 años. A los 18 tuvo un accidente de tráfico que le produjo una lesión permanente irreversible, y desde entonces está mucho en la actividad con el deporte. "He practicado mucho deporte, tanto natación como baloncesto, esquí, pelota valenciana, padel, cicloturismo, que es en la que estoy ahora centrado".

"Hago este tipo de viaje porque ya hice el Camino de Santiago en solitario en 2013. En 2014 me fui desde Alacuás hasta la Selva Negra, 2.000 kilómetros en solitario cruzando Francia, Italia, los Alpes Suizos", cuenta el valenciano.

"Este año he decidido dar la vuelta a la Península tocando todas las comunidades autónomas. Ahora he llegado a Santander y estoy en los 3.000 kilómetros. Salí el 25 de mayo, y llevo mes y medio circulando. Aprovecho días de poco tráfico, no todos los días llueve como uno quiere. Hay tramos de recorrido bastante buenos. He hecho la vía Augusta, la EuroVelo 8, y he tocado parte de la TransAndalus. He realizado la vía de la Plata hasta Cáceres, he pasado por Toledo, Madrid, Salamanca y Ponferrada".

¿Cómo surge la idea de hacer la vuelta a España?

Es por una cuestión deportiva y para promocionar el cicloturismo adaptado como ocio en tiempo libre. En Valencia formamos un club de cicloturismo adaptado que se llama Tres Rodes Aspaym Comunidad Valenciana. Funciona muy bien, y otras comunidades como Mallorca están cogiendo referencia de nuestro club para hacer sus propios grupos con los que miran los relieves, dónde parar a comer, etc.

Sí parece que se está tomando más conciencia, y la gente se siente apurada cuando voy a utilizar unas instalaciones y no pueden darme un servicio

La verdad es que hemos logrado estar a gran escala. Hacemos una salida al mes por las vías verdes de Valencia, y cada tres o cuatro meses salimos con Aspaym en un autobús. Funciona muy bien, y es una modalidad que me gusta mucho.

Ya ha pasado por muchas ciudades, ¿están adaptadas a las necesidades de las personas con diversidad funcional?

Hay un poco de todo. Lógicamente, Toledo nunca va a ser una ciudad accesible hasta que sea planta. Es algo lógico y que se entiende. Pero sí parece que se está tomando más conciencia, y la gente se siente apurada cuando voy a utilizar unas instalaciones y no pueden darme un servicio. Siempre que puedo dejo una nota de consejo, de alguna mejora. No soy un técnico, pero sí que dejo sugerencias de cómo mejorar la accesibilidad de las personas con diversidad funcional.

El viaje está adquiriendo relevancia nacional, ¿cómo les está recibiendo la gente?

Yo estoy haciendo mi viaje, e intento transmitir lo que puedo. Tengo patrocinadores y, en cierta manera, tengo cierta obligación con ellos. Hay que valorar eso porque son empresas de amigos que me apoyan. Todo es más bien personal.

Hay mucha gente que sí ha cogido parte de lo que he transmitido en mis viajes y ha intentado llevarlo a cabo. Algunos han hecho el Camino de Santiago. Otros, cuando salen, me comentan que se acuerdan de algo que les dije o que compartimos. Esto me gusta, es una forma bonita de abrir las ganas de viajar y de hacer que uno se sienta bien consigo mismo. Para mí es importante.

¿Qué atención requiere la bicicleta?

Tienes que estar pendiente de ella constantemente. Hay que tener en cuenta que es como una bicicleta normal. Cuando bajo una pendiente hay que estar atento a todo lo que tienes alrededor. Si no, puedes tener un problema importante, sobre todo de frenos.

Es una forma bonita de abrir las ganas de viajar y de hacer que uno se sienta bien consigo mismo

La mecánica es importante. Si la bicicleta va fina, tú vas fino. Si eso va mal, te frena. La que utilizo tiene una ayuda semieléctrica, es decir, ayuda en pendiente, que es cuando se activa. Hay que tener en cuenta que llevo mucho peso, y sin ello no podría moverme en subida.

Hay que estar muy pendiente de los sensores, de tornillos, etc. Aquí en Santander estoy revisando la mecánica en Medimobility, que me están ayudando a poner la bicicleta al día. Cualquier cosa se puede complicar, y una caída puede ser muy mala. Para llegar a Cantabria he llegado a bajar a 59km/h, Cuando vas así tienes que ser muy consciente de lo que estás haciendo.

¿Viaja contigo algún equipo?

No, voy solo. Tengo equipo telefónico. Llamo a Valencia o a donde sea necesario si ocurre algo, pero nadie me acompaña o nadie me espera en la ciudad a la que llego. De hecho, voy un poco aleatorio, no tengo un recorrido establecido. Ni siquiera se cuál es la siguiente parada. Bilbao sea posiblemente la siguiente ciudad.

Recordaría a la gente que una vez salimos de nuestro área de confort las cosas se complican mucho, pero a medida que lo vas superando y que no lo ves como problemas, sino como algo cotidiano, te encuentras más satisfecho contigo mismo

¿Qué consejos daría a aquellos que se enfrentan a las experiencias que has vivido?

Recordaría a la gente que una vez salimos de nuestro área de confort las cosas se complican mucho, pero a medida que lo vas superando y que no lo ves como problemas, sino como algo cotidiano, te encuentras más satisfecho contigo mismo. Es una manera de romper límites y condiciones.

Recibo muchos mensajes, algunos dicen que soy una inspiración, otros un ejemplo a seguir. Son muchos mensajes de apoyo y satisfacción, y me da la sensación de que está despertando las ganas de aventura en la gente, sea la modalidad que sea.

Comentarios