lunes 17/1/22

Cientos de ganaderos cántabros con unos 90 tractores han llevado este jueves su protesta a las puertas de la fábrica de leche Celta, en el municipio de Meruelo, para exigir un precio "justo" para este producto.

En la concentración, convocada, al igual que las anteriores por las organizaciones agrarias UGAM-COAG, ASAJA, UPA y AIGAS, los ganaderos han vuelto a pedir apoyo al sector lácteo para hacer frente a unos costes de producción que consideran inasumibles.

Para las organizaciones profesionales agrarias (OPAs), gracias a las movilizaciones que vienen desarrollando "se están produciendo movimientos importantes hacia una subida de los precios de la leche en origen por parte de algunas industrias".

En este sentido, el secretario general de Asaja, Raúl Guillarón, ha asegurado que "se empiezan a ver los frutos" de las movilizaciones que se han venido realizando, fundamentalmente en Cantabria. "Ayer Mercadona subió dos céntimos el litro de las leches básicas y algún otro tipo de leche enriquecida y eso ha repercutido en la distribución", ha señalado.

Guillarón también "el paso adelante" dado por el Gobierno para modificar el decreto que regula los contratos lácteos para garantizar unos precios que cubran costes de producción. "A mí eso me suena bien pero hace falta ver si esto se va a hacer efectivo", ha dicho.

Respecto a Cantabria, ha explicado que están pendientes "varias reuniones" y de aquí a final de año "se sentarán" con la distribución, con la industria y con la Consejería de Ganadería "fundamentalmente para esclarecer dónde está el dinero de la subida". "Tenemos claro lo que ha ido subiendo en las diferentes distribuciones, pero no sabemos ahora dónde está ese dinero, en algunos casos sí que conocemos que parte de ese dinero ha llegado el ganadero, pero en otras no ha llegado absolutamente", ha dicho.

No obstante, desde las OPAs advierten que van a continuar en la "lucha" para reivindicar el derecho de los ganaderos a cobrar un precio justo por su trabajo.

Aún así, y aunque comparten la situación de "extrema dificultad" que sufren los ganaderos, han hecho un llamamiento a la "calma" en el desarrollo de las movilizaciones para evitar incidentes como los acontecidos en la protesta de la semana pasada, en la que se derramaron bricks de leche dentro de los supermercados y se produjo algún enfrentamiento con el personal.

 

Comentarios