viernes 22/10/21
TRIBUNALES

El fiscal pide más de 40 años de cárcel para un hombre por coacciones y agresiones sexuales a su expareja

Condenada la expresidenta de la Junta Vecinal de La Busta Covadonga Balbás a un año y medio de prisión
Sede de la Audiencia Provincial

El fiscal ha solicitado una pena de 40 años y nueve meses de cárcel para un hombre por coaccionar a su expareja, mantener relaciones sexuales con ella sin su consentimiento e incumplir una orden de alejamiento, hechos por los que le acusa de delitos de quebrantamiento de condena, violencia de género y agresión sexual.

Según el relato del fiscal, el procesado se encontró en dos ocasiones con la mujer cuando ella estaba acompañada de su nueva pareja, y en ambas agredió al hombre a pesar de la medida de alejamiento hacia ella. Además, el acusado habría obligado en varias ocasiones a la mujer a mantener relaciones sexuales, a las que ella accedía "por la presión que sentía" y "con la esperanza de poner fin al peligro inminente de que su pareja volviera a ser agredido".

De este modo, el procesado consiguió que ella acudiera a un hotel para mantener relaciones sexuales, "logrando tenerlas sin que fuera el deseo de la mujer, viéndose obligada a ello". Según señala el escrito del fiscal, "el acusado siguió ignorando el estado y deseo de ella, amedrentándole y sometiéndole a su voluntad, lo que provocaba en ella el firme convencimiento de que su nueva pareja corría peligro".

Gracias a esa "situación de total control" sobre la mujer, el acusado consiguió que acudiera a otro encuentro en una pensión. En esta ocasión, la empujó sobre la cama para mantener relaciones sexuales pero ella logró apartarlo después de un forcejeo, tras lo que él le advirtió de que "necesita sexo" y le dijo que ya sabía a lo que había ido.

La mujer no accedió y el acusado se fue "muy enfadado", diciéndole que se atuviera a las consecuencias y que iba a ir a por su pareja. De vuelta a casa, siguió a la víctima mientras le iba advirtiendo de las consecuencias de lo ocurrido, "siempre con la intención de doblegar su voluntad y conseguir nuevos encuentros sexuales".

MENSAJE AMENAZANTE POR REDES SOCIALES

Con esa intención le envió un mensaje amenazante por redes sociales, lo que provocó nuevamente el miedo en la mujer e hizo que entendiera que su pareja se encontraba "en grave peligro", por lo que accedió a un cuarto encuentro con su agresor.

En esta ocasión, "el acusado le obligó a beber" y "nuevamente la sometió a su voluntad". Entonces, una patrulla de la Policía Nacional descubrió al acusado y a su víctima en el hotel, lo que dio lugar a un procedimiento de violencia de género por quebrantamiento de pena.

Como esta condena iba a provocar su entrada en prisión, el acusado intentó de nuevo otro encuentro sexual, enviando a la mujer "continuos mensajes de advertencia". Y como ella se negaba, se presentó en su domicilio para hablar con ella, sin saber que ese mismo día la mujer ya había denunciado todos los hechos.

El ministerio público defiende que esta situación ha creado un "sentimiento de vergüenza y culpabilidad en la mujer, quien en todo momento ha visto anulada su voluntad por temor al acusado", que la ha tratado "como de su propiedad".

DELITOS Y PENAS

A su juicio, los hechos constituyen un delito de maltrato habitual en concurso con tres delitos de agresión sexual, otro delito de agresión sexual en grado de tentativa, tres delitos continuados de violencia de género en su modalidad de coacciones y un delito leve de violencia de género en su modalidad de vejaciones injustas. Y en algunos concurre la agravante de parentesco así como la agravante de reincidencia. Por todo ello, la pena solicitada por el fiscal asciende a 40 años y nueve meses de cárcel.

Estas penas llevan aparejadas el alejamiento y prohibición de comunicación con la mujer por un tiempo superior, así como libertad vigilada tras su salida de prisión. El hombre será juzgado por estos hechos este jueves, 28 de enero, en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria.

Comentarios