martes 19/10/21
CANTABRIA

FACUA pide que se sancione al balneario de Liérganes tras la muerte de una persona por legionela

La asociación reclama una “explicación detallada” de los motivos que han causado el contagio.

balneario02
Balneario de Liérganes

FACUA-Consumidores en Acción ha solicitado a la Dirección General de Turismo de la Consejería de Innovación, Industria, Turismo y Comercio del Gobierno de Cantabria que abra un expediente sancionador contra la empresa que explota en balneario de Liérganes, Relais Termal, propiedad de Miguel Mirones, tras el fallecimiento de una persona a consecuencia de un brote de legionela en el mismo.

En un comunicado, FACUA ha recordado que el propio Gobierno de Cantabria ha informado de que ese brote de legionela ha afectado a otras 13 personas.

La delegación territorial de FACUA en Cantabria ha manifestado su preocupación por esta situación, y por ello la asociación ha pedido a las autoridades una "explicación detallada" de los motivos que han causado el contagio y que, en caso de que éstos obedezcan a deficiencias achacables a los responsables del balneario, la administración inicie un expediente sancionador contra la empresa.

FACUA ha subrayado que la legislación es "clara" a este respecto, y se ha remitido al Real Decreto 865/2003 que establece los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis, y que en su artículo 4 especifica que los titulares de las instalaciones serán responsables "de que se lleven a cabo los programas de mantenimiento periódico, las mejoras estructurales y funcionales de las instalaciones, así como del control de la calidad microbiológica y físico-química del agua, con el fin de que no representen riesgo para la salud pública".

Igualmente se ha remitido al Real Decreto Legislativo 1/2007, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios, que señala en el artículo 11 que "los bienes o servicios puestos en el mercado deben ser seguros". Y por seguros entiende los que, "en condiciones de uso normal o razonablemente previsibles, incluida su duración, no presenten riesgo alguno para la salud o seguridad de las personas, o únicamente los riesgos mínimos compatibles con el uso del bien o servicio y considerados admisibles dentro de un nivel elevado de protección de la salud y seguridad de las personas".

La asociación entiende que el fallecimiento de una persona y el contagio de otras 13 se encuentran, como resulta obvio, fuera de los parámetros de seguridad exigibles a cualquier instalación. Por ello ha solicitado al Gobierno cántabro que se aclaren todas las circunstancias a la mayor brevedad y que se sancione a los responsables.