miércoles. 06.07.2022
EMIGRACIÓN

El exilio laboral juvenil le costará a Cantabria más de 800 millones

El Consejo de la Juventud de España (CJE) ha advertido que el coste de la emigración juvenil en la región supondrá un gran coste en los próximos 10 años.

El caso cántabro es más grave en comparación con la pauta del conjunto del Estado español
El caso cántabro es más grave en comparación con la pauta del conjunto del Estado español

El CJE está recorriendo España en el marco de la Gira Juventud Necesaria con el objetivo de transmitir que apoyar a la juventud hoy es mirar por el futuro de toda la sociedad.

La gira ha recalado este viernes en Santander para presentar el informe 'Juventud necesaria' en el que se analizan las consecuencias sociales y económicas en un futuro si los datos que afectan al colectivo joven permanecieran igual.

El presidente del CJE, Héctor Saz, ha mantenido este viernes encuentros con responsables políticos como la concejala de Cultura, Educación y Juventud de Santander, Miriam Díaz, y el director general de Juventud y Cooperación al desarrollo, Jorge Gutiérrez.

Según el informe, la juventud cántabra registra una de las tasas de emancipación más bajas de Europa, con solo 2 de cada 10, y el desempleo afecta al 57,4% de este colectivo.

Según estimaciones basadas en datos del Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE), entre 2009 y 2013 más de 2.150 jóvenes emigraron de Cantabria. El informe cifra en 859 millones de euros las pérdidas que, en los próximos 10 años, supondrá que continúe el mismo ritmo de emigración.

Dicha cantidad resulta de sumar el gasto que ha invertido el Gobierno de Cantabria en la educación de las personas migrantes así como la falta de recaudación impositiva al no trabajar en el territorio. Esta cantidad supera el presupuesto en 2015 para Sanidad en la comunidad.

La conclusión del estudio es que la carga económica de las pensiones sobre los salarios cántabros llegaría a ser insostenible en el futuro, mientras que adoptando medidas que mejoren la situación de la juventud se ayudaría a reducir esta carga.

Además, el caso cántabro es más grave en comparación con la pauta del conjunto del Estado español, ya que se combinan un porcentaje de jóvenes inferior con un mayor índice de envejecimiento. En este escenario, la mayoría de los municipios cántabros se encuentran entre los que tienen un menor porcentaje de jóvenes en el Estado.

Comentarios