viernes 3/12/21

Lo adelantaba eldiariocantabria hace más de dos meses, el pasado 1 de diciembre: La insolvencia de Emerita Resources pone en riesgo la mina de Reocín. En la primera fase, la de exploración, invertirían 17 millones de euros y contratarían a medio centenar de personas acometiendo 150 sondeos. Emerita aseguraba no partir de cero, pues contaba con los análisis previos que llevó a cabo Asturiana de Zinc antes de cesar la actividad en 2003, los cuales quedaron depositados en la Escuela Politécnica de Minas y Energía de Torrelavega. “Ni eso se ha cumplido por Emerita. De todas las contrataciones anunciadas, sólo consta que aparecieron por la Comarca cuatro empleados procedentes de León como personal de una empresa subcontratada por la canadiense, que se alojaron en uno de los hoteles de Queveda, así como un par de vecinos contratados en labores de peonaje. Y de los 150 pinchazos, apenas media docena justo en los mismos lugares donde Asturiana de Zinc efectuó las catas exploratorias. Lo que iba a ser una estancia de años se convirtió en una breve estancia. Tan breve como ha durado el periodo de ilusión de la Comarca del Besaya”, publicaba este diario, que añadía que “al poco tiempo de comenzar las perforaciones, la empresa leonesa contratada para ello abandonaba Reocín por problemas en el cobro de los trabajos”.

“Con estos mimbres, no se puede conceder una prórroga a la filial de Emerita”, reconocía Martín este lunes en el Parlamento

Cantabria expulsa a Emerita Resources tras haber incumplido todos y cada uno de los puntos del pliego del concurso minero de Reocín, publicaba ayer lunes este diario después de que el consejero de Industria del Gobierno de Cantabria, Francisco Martín, reconociera en el Pleno del Parlamento autonómico que “de los 145 sondeos que prometieron, sólo han hecho seis. De los 17,2 millones de euros, sólo han invertido 1,2 millones de euros. Con estos mimbres, no se puede conceder una prórroga a Cantábrica de Zinc, la filial de Emerita”.

Eldiariocantabria ya venía advirtiendo sobre la realidad de esta empresa. Lo hizo cuando publicó que Emerita Resources, la empresa que paralizó el concurso minero de Aznalcóllar, abandona ahora el proyecto minero del Besaya en Cantabria (18 de enero), que El Gobierno del Principado de Asturias frustró un intento de engaño de Emerita Resources en el permiso de investigación Marina (22 de enero) o que Emerita Resources paralizó la actividad minera en Extremadura durante más de nueve años (23 de enero). Hoy ya a nadie se le escapa que la historia de Emerita Resources en Cantabria ha sido la historia de una tomadura de pelo.

Comentarios