martes 25/1/22
CANTABRIA

Ecologistas piden la eliminación de la caza deportiva en Picos de Europa

Las organizaciones protectoras solicitan también la señalización obligatoria de las batidas.

Sólo en la vertiente cántabra del Parque de Picos, se batirán los montes un mínimo de 40 veces este otoño-invierno
Sólo en la vertiente cántabra del Parque de Picos, se batirán los montes un mínimo de 40 veces este otoño-invierno

Ecologistas en Acción y Arca han solicitado a la Dirección General del Medio Natural la señalización de las batidas de caza como medida de seguridad obligatoria en Cantabria y la eliminación de la caza deportiva en el Parque Nacional de los Picos de Europa "por su demostrada incidencia negativa sobre las especies y sus hábitats a lo largo de los años".

En un comunicado, las asociaciones ecologistas explican que han pedido a Medio Natural la aplicación de siete medidas para "regularizar la caza en Cantabria de un modo más adecuado para el conjunto de la población".

Entre ellas, solicitan la obligatoriedad de señalizar las batidas de caza, como en otras comunidades autónomas, puesto que la ausencia de indicación actual ha producido "reiteradas situaciones de riesgo" para grupos de senderistas y familias con menores de edad, colectivos que, desde septiembre, están formulado quejas en las asociaciones ecologistas argumentando que la caza en la modalidad de batida "interfiere en exceso" con las actividades de deporte, ocio u observación de la naturaleza, que se realizan mayoritariamente en fin de semana.

Asimismo, los ecologistas han denunciado que el calendario planificado para la Reserva de Caza Saja vulnera la normativa con respecto al precepto que impide celebrar batidas de jabalí en lotes contiguos, en la misma fecha, por razones de seguridad.

Según Ecologistas en Acción y Arca, se estarán celebrando dos o tres batidas a ambos lados de una carretera nacional, regional o comarcal, con el peligro que esto supone puesto que los jabalíes o cualquier otro animal pueden verse forzados a huir desde varios frentes al tiempo, lo que aumenta el riesgo de accidentes.

Un problema que también está presente en los espacios más protegidos de Cantabria, han subrayado, apuntando que sólo en la vertiente cántabra del Parque de Picos de Europa, en una superficie relativamente pequeña, se batirán los montes un mínimo de 40 veces este otoño-invierno, incluyendo la caza deportiva de jabalí, las de control poblacional de ciervo, de jabalí y un número indeterminado de controles en batida de lobo.

"Esto supondrá un impacto medioambiental inasumible sobre los hábitats y repercusiones ecológicas muy negativas sobre las especies de fauna en un espacio protegido con las normativas de conservación nacional e internacional supuestamente más exigentes", han denunciado.

Por ello han solicitado al Gobierno de Cantabria que se priorice la conservación de los hábitats y las actividades turísticas de interpretación de la naturaleza en los espacios protegidos y se comiencen los trámites para conseguir la eliminación de la caza deportiva en el Parque Nacional de los Picos de Europa.

Esta denuncia, que incluye varias propuestas, resalta que se le esté prestando una "atención prioritaria" a las actividades cinegéticas frente a las de gestión de los espacios naturales para su conservación o uso lúdico y recreativo.

Comentarios