sábado 4/12/21
solórzano

Ecologistas en Acción denuncia los impactos de la subestación eléctrica de Fuente Las Varas

La organización señala la contaminación acústica y lumínica que sufren los vecinos, y que afecta también al ganado y a la fauna silvestre de los terrenos donde está la fábrica y los alrededores.

Subestación eléctrica de Solórzano
Subestación eléctrica de Solórzano

Ecologistas en Acción-Cantabria denuncia las irregularidades y los impactos en el funcionamiento de la subestación eléctrica de Red Eléctrica Española instalada en el alto de Fuente Las Varas (Solórzano-Cantabria) que "está afectando a los vecinos del lugar por la contaminación acústica y lumínica que produce como resultado de los graves errores de diseño y de localización, de las carencias de un riguroso estudio de impacto ambiental, de la falta de control y seguimiento con mediciones adecuadas de los ruidos y los fenómenos de alteraciones electromagnéticas, y del posible efecto-rebote y el fuerte eco de los sonidos emitidos por las condiciones geomorfológicas del lugar".

Está afectando a los vecinos del lugar por la contaminación acústica y lumínica

La organización asegura que estos impactos se extienden también al ganado doméstico y la fauna silvestre en unos terrenos –los de la propia subestación y su entorno inmediato– catalogados en el planeamiento municipal como rústicos de especial protección agropecuaria  y como monte público con especial protección forestal "cuya relevancia ha sido, también, ignorada a lo largo de la tramitación y su puesta en funcionamiento en perjuicio de los vecinos y sus aprovechamientos económicos; en las interferencias que produce sobre las especies de la fauna silvestre existentes en la zona; en la desvalorización de las fincas que rodean las instalaciones; y en el grave impacto sobre el paisaje en una cuenca visual particularmente frágil al sobrepasar la línea de cumbre y romper la calidad, amplitud y profundidad de las perspectivas de Fuente Las Varas".

La organización asegura que estos impactos se extienden también al ganado doméstico y la fauna silvestre en unos terrenos catalogados en el planeamiento municipal como rústicos de especial protección agropecuaria  y como monte público con especial protección forestal

Los ecologistas requieren de la empresa REE y de las instituciones competentes la corrección de los impactos derivados de su funcionamiento y localización, la aplicación de las restricciones y criterios derivadas de la normativa municipal y la obligada licencia de actividad; las mayores exigencias en el cumplimiento de la normativa sobre la evaluación de impacto ambiental –y, en particular, sobre la eliminación de la contaminación acústica, lumínica y electromagnética–; la remisión de las rectificaciones sobre sus errores de diseño y funcionamiento a la Ley de Prevención de la Contaminación Lumínica, a las figuras de protección ambiental vigentes, y a la Ley del Paisaje; el estudio sobre la creación de un perímetro forestal con la densidad y el espesor suficientes para suprimir los impactos descritos; y el establecimiento de un sistema de compensaciones económicas a los propietarios públicos y privados por la pérdida de valor de sus propiedades.

Comentarios